La ciencia no tiene una sola cara

Lo que convendría saber sobre virus, bacterias y Covid19 para protegernos de las enfermedades

Parte II

Por Dr. Roberto Udrisar*
EL FEDERAL NOTICIAS

Qué es una bacteria? ¿Qué es un virus?

Para entender con mayor claridad el mecanismo de las infecciones conviene establecer la diferencia que existe entre bacterias y virus, y cuál es el significado de sus funciones.

La bacteria es una célula, funciona como un organismo unicelular, es decir vive, se reproduce y lleva a cabo su metabolismo por sí misma.

En cambio los virus no son células, son cadenas de ADN o ARN (al Sars2 se lo identificó como ARN) y por lo tanto tienen un código genético o información envuelto en una cápsula lipoproteica que al introducirse en el organismo de un ser humano o en el de un animal comienzan a producir cambios en esos seres.

Las bacterias y los virus están en todas partes, dentro del cuerpo y fuera del cuerpo, es más, las bacterias han permitido que la vida exista, son creadores de vida, esa es su función esencial.

El virus por sí mismo es inerte, no puede alimentarse ni reproducirse por sí solo porque no tiene autonomía, necesita incorporarse a un organismo donde encuentra el medio para su reproducción.

Cuando penetra en el organismo, la proteína que compone la cápsula que lo envuelve se acopla a un receptor celular y se introduce en el citoplasma de la célula. Una vez allí libera su ARN, la célula “cree” que es su propio ARN y reproduce muchas copias, es decir, se aprovecha del mecanismo que tiene la célula para reproducirse (la enzima que posibilita este mecanismos se denomina polimerasa). Estos nuevos virus salen de la célula e infectan a otras.

Hay muchísimos virus, el coronavirus se secuenció hace más de 20 años y producto de la manipulación genética (según lo afirman muchos estudiosos del tema) se aisló el Sars2 que provoca la enfermedad denominada COVID19.

Se dice que hay entre 5 a 25 más virus que bacterias y son muy importantes en el ecosistema tanto del mar como de la tierra. Esa es su función biológica, contribuir a regular la vida, de allí que son fundamentales para sostenerla. Por ejemplo, en un litro de agua de la superficie del mar hay un promedio de 10.000.000.000 de virus diferentes y allí, cuando se generan desequilibrios por alguna razón y comienzan a crecer demasiado otras especies, como bacterias o algas, se rompe el ecosistema y los virus actúan sobre esas especies eliminándolas para recuperar el equilibrio ecológico. La vida trata de que todo esté equilibrado. A su vez los rayos ultravioletas del sol son los que controlan a los virus.

Los virus son parte de nuestra información esencial, gran parte de nuestra constitución genética proviene de bacterias y virus endógenos y se encuentran en la información contenida en nuestro ADN. Literalmente estamos hecho de bacterias y virus.

Cada vez que inhalamos y exhalamos entran y salen millones de virus, siempre ha sido así, entonces no pueden ser la causa de nada malo. Para muchos, entre ellos Antoine Béchamp, son parte del proceso para que el cuerpo y la naturaleza encuentren el equilibrio.

Ver también

La Ciencia no tiene una sola cara.

Parte I. Por Dr. Roberto M. Udrisar

Cuando estamos sanos, el cuerpo está en equilibrio, y cuando lo perdemos, algunas bacterias o virus pueden transformarse en patógenos, en ese caso mutan, cambian o se reproducen en mayor grado para ayudarnos a ser conscientes que tenemos que recuperar el equilibrio, es decir, lo que están haciendo las bacterias y los virus es intentar sanar, no enfermar.

Si mantenemos el equilibrio funcional del organismo, el ecosistema se mantiene.

Esto es válido para todas las enfermedades, lo que llamamos enfermedad en verdad es un proceso que el organismo busca para encontrar un nuevo orden de equilibrio. Es un mecanismo de supervivencia.

La naturaleza nunca se equivoca, solo cambia en su proceso evolutivo y nuestro organismo se adapta a ellos.

Cuando algunos científicos observaron que había microorganismos en el lugar de la enfermedad, por ejemplo, neumococos en el pulmón cuando había una neumonía, es decir microorganismos en su versión patógena, y con la idea de la lucha por la supervivencia, nace la visión de que son enemigos a vencer.

Este es un ejemplo que muestra cómo puede confundirse las observaciones con las causas, demostrando de ese modo que la culpa de la enfermedad la tiene algo externo a nosotros, ver al enemigo afuera al que hay que vencer en esta lucha por la supervivencia.

Pero existe otra ciencia que es minoritaria porque no forma parte del conocimiento global pero responde a evidencias científicas y demuestra que casi todo lo que sabemos sobre bacterias y virus tiene una explicación distinta que invita a ser considerada.

En todos los conocimientos, los que se aferran a dogmas generalmente se equivocan por lo tanto, la mente siempre tiene que estar abierta, con espíritu crítico. 

  • *Roberto Miguel Udrisar. Director de Salud Holística Paraná. Centro de medicina integrativa.
  • Autor del libro “Vivir con salud. Un enfoque integrador”.
  • Autor del libro “Armonía personal productiva”.
  • Autor del libro “Proyecto ser Uno”.
  • Embajador oficial de Biia lab en Paraná. Entre Ríos. República Argentina. (organización norteamericana creada para transformar el ser).
  • e-mail: rudrisar@hotmail.com

ElFederalNoticias.com es una novedosa plataforma digital de actualidad y noticias.

Somos una red de profesionales que se enlazan desde cada rincón del País, quienes suman esfuerzos para publicar las cuestiones neurálgicas de la actualidad, en una agenda que incluye además ciencia y tecnología, salud, deportes y otras secciones de información general.

Suscribite a El Federal Noticias

Aporte por única vez

Suscripción Mensual