Vicentín: Fernández derogó el decreto de intervención y Perotti abandonó la negociación

Por redes sociales Fernández anunció su marcha atrás. Perotti había pegado el portazo ayer por la tarde en el juzgado de Avellaneda.

El Presidente de la Nación Alberto Fernández utilizó la red social twitter un viernes por la tarde para confirmar el retroceso total en la anunciada expropiación de la quebrada empresa Vicentín.

“Hemos dispuesto la derogación del DNU 522/2020 que ordenó la intervención de Vicentin S.A.I.C. por 60 días”, dijo Fernández, en una serie de tuits. 

El mandatario viene produciendo contradictorios mensajes de gestión explicó que: “Nuestra intención siempre fue rescatar a la empresa, preservar los activos, colaborar con los productores damnificados y mantener las fuentes de trabajo. Pero también nuestra obligación es que se investiguen las maniobras que provocaron el estado de falencia en el que la empresa ha caído”.

“El juez interviniente en el concurso no ha permitido hasta aquí que el Estado pudiera conocer cuál es el pasivo real de la compañía”, dijo Fernández. “Ha impedido también el acceso de la intervención a su gestión y, lo que es peor aún, ha mantenido en sus funciones a los mismos directores que, ante la pasividad del tribunal, siguen sin entregar el Balance y Memoria del ejercicio 2019”, agregó.

Así, el Presidente dio marcha atrás con la medida, que generó rechazo y movilizaciones en todo el país que provocaron el retroceso en la decisión presidencial. “Yo pensé que me iban a aplaudir” había dicho el titular del Ejecutivo Nacional al desnudar su falta total de conocimiento de la realidad productiva y advertir el rechazo que genera cualquier tipo de medida que impulse el kirchnerismo sobre la propiedad privada.

También se fue Perotti

La Provincia de Santa Fe resolvió ayer retirarse de la mesa de negociación sobre el futuro de Vicentin, ante la negativa de los empresarios de dar un paso al costado en la conducción de la firma para constituir el fideicomiso, situación que ahora pone en riesgo el plan de salvataje y el pago millonario a sus acreedores.

La decisión fue confirmada por el secretario de Justicia de la provincia, Gabriel Somaglia, quien por LT10 dijo  que, ahora, “el pedido que hizo (el juez de la quiebra) a la Inspección General de Personas Jurídicas de avanzar con la intervención de manera judicial sigue su curso”.

Somaglia detalló que el plan de la Provincia para “salvar” al grupo Vicentin contemplaba dos condiciones que debían ser cumplimentadas: “que los administradores dieran un paso al costado por las denuncias penales en su contra y, por otro lado, que las acciones que fueran dadas al fideicomiso no fueran constituidas en garantía sino que debía administrarla para decidir distintas políticas societarias”.

“Ante la negativa de los empresarios nos pareció que no hay motivo para continuar la mediación que dictó el juez”, apuntó.

El futuro de la empresa es incierto ya que no existen por el momento instancias de negociación con privados para una nueva capitalización y se entiende que se avanzará en un proceso de quiebra. Allí el Estado Nacional con el Banco Nación jugará su rol como gran acreedor de la compañía con sede en el norte santafesino.