Turismo: la tercera fuente está seca

Por Sergio Capozzi *

Sin recurrir a cifras exactas, podemos afirmar que el turismo es la tercera fuente de ingresos de la Argentina, solamente superada por la agricultura y la industria en general, aportando cerca del 7% del PBI.

Según recientes palabras del Ministro de Turismo y Deportes de la Nación, el turismo aporta US$5.400 millones anuales de exportaciones y moviliza $165.000 millones en consumo interno.

El turismo representa el tercer ítem de ingresos de divisas para la Argentina; ocho millones de personas visitan nuestro país anualmente, uno de cada cinco trabajadores se desempeñan en el área; a ello podemos sumar los trabajos indirectos. En ese contexto, se requieren políticas que ayuden y contribuyan a paliar esta crisis, puesto que la pandemia hará que tales cifras se destruyan por completo y con ello los puestos de trabajo y las empresas en sí mismas.

La Ley Nacional de Turismo que en su artículo 1°, dice: “Declárase de interés nacional al turismo como actividad socioeconómica, estratégica y esencial para el desarrollo del país. La actividad turística resulta prioritaria dentro de las políticas de Estado” es una actividad de exportación no tradicional para la generación de divisas, resultando la actividad privada una aliada estratégica del Estado.

La Argentina está atravesando la “cuarentena” más larga del mundo, superando a la propia China, donde se originó el virus. Varios lugares del país viven exclusivamente o en gran parte, de los ingresos que genera esta actividad, Iguazú, Bariloche, El Bolsón,  Calafate, Salta, Humahuaca, podríamos llenar una página con sus nombres. Esta crisis, que es mundial, nos plantea dos escenarios, el inmediato producto Aislamiento Social Preventivo Obligatorio y el a largo plazo.

Con relación al inmediato, la hotelería esta totalmente paralizada, lo mismo que las locadoras de autómoviles, en este último caso son varias las empresas que para conservar su fuerza laboral están desprendiéndose de sus activos, los automóviles. Los aviones descansan en su hangares y es muy probable que las low cost desaparezcan de nuestro cielo, Aerolíneas Argentinas, primero anunció su fusión con Austral para luego suspender al 70% de su personal.

La estacionalidad, un punto flaco del turismo, hoy lo es más. Ante la proximidad de la temporada invernal son decena de miles los trabajadores que no fueron convocados para retomar tareas. Un drama social de incalculable dimensión. La reciente prórroga del aislamiento social, hará que la temporada invernal se pierda.

La emergencia requiere medidas urgentes, tanto en beneficio delos turistas, como de los trabajadores y las empresas. Con relación a los primeros, podemos hablar, en caso que no pueda usar servicios ya contratados, de un reembolso en forma de una “propuesta de servicio idéntica o equivalente”, o a través de “un crédito válido durante un  período de  doce meses —en el caso de Italia, mediante la sanción del decreto-ley del 17 marzo 2020, n. 18, España mediante un Real Decreto que modifica la Directiva sobre Viajes Combinados—,  o, dieciocho meses —en el caso de Francia, como modificación del Código de Turismo francés— todo ello con el fin de apoyar a las empresas del sector en este período de grave crisis con respeto absoluto por el derecho de los consumidores. Esta medida ya la están tomando en forma privada algunos centros de deportes invernales. El gobierno nacional debería establecer un sistema que permita repautar las condiciones del contrato de viaje de manera consensuada y por un tiempo determinado hasta el fin de la emergencia dictada por el Estado Nacional, a fin de evitar conflictos y acciones de daños y perjuicios debido al incumplimiento temporario de las prestaciones, en atención a la especial e inédita coyuntura.

            Con relación a las empresas, son necesarios incentivos, generar una recompensa concreta y específica en el sector privado en pos de conservar los empleos. Indirectamente tiene otro efecto importante para la actividad turística, la mejora en la competitividad con la reducción de la carga tributaria que esta industria se caracteriza por una estructura de costos con alta preponderancia de los salarios. Para ello se debería poner en marcha los beneficios que se contemplan a través del decreto 814/2001, que establece que la contribución patronal, efectivamente abonada, los contribuyentes y responsables podrán computar, como crédito fiscal del impuesto al valor agregado, el monto que resulta de aplicar a las mismas bases.

            Ésta es solo una de las propuestas, seguramente los empresarios del sector tiene muchas más. El compromiso asumido por el Poder Ejecutivo Nacional, para muchos rubros, de afrontar el pago de una parte de los salarios, es insuficiente y no deja de ser un crédito con pesadas obligaciones y consecuencias.

            Ahora, qué se hace para el futuro.Los escenarios podrán ser distintos en función de variables tales como la evolución de la pandemia, el logro (o no) de una vacuna, así como dependiendo de las medidas que adopten los gobiernos, entre otras.

            Se suele decir que el mercado turístico se adaptará a la “nueva normalidad”; también es frecuente escuchar que “no desaparecerán las ganas de viajar”; así como que “la oferta tendrá que adaptarse a las exigencias de mayor seguridad”; o bien que “el nuevo perfil de viajeros demandará destinos saludables, solidarios y sostenibles”. Un argumento interesante que también hemos escuchado varias veces, dice que esta crisis servirá para acelerar procesos que ya estaban en marcha, tales como exigencias en materia de calidad, sostenibilidad y seguridad.

            Las actividades se abrirían también por la clasificación sanitaria, las fases propuestas estarán estrechamente vinculadas a esa “clasificación”.El turismo estudiantil puede ser el que primero se reactive, tiene muchos controles y los grupos puede ajustarse las nuevas condiciones, lo mismo que el turismo que podemos llamar “de lujo”. El punto preocupante es el grueso, medidas sanitarias en los medios de transporte, playas, centros invernales, parques temáticos. Establecer rangos sanitarios ayudarían a perder el temor a viajar.

            Es imprescindible que todos los actores, operadores mayoristas, minoristas, empresas de transporte, locadoras de automóviles, hotelería, gobiernos nacional, provinciales y municipales tomen cartas en el asunto de manera urgente. Hoy Argentina necesita imperiosamente divisas, el turismo se las ofrece. La Fuente está seca, hay que llenarla con agua fresca.

(*) Sergio Capozzi es Abogado, docente universitario, posee una maestría en Historia Política Contemporánea, consejero del Comité Olímpico Argentino y Árbitro Institucional.

ElFederalNoticias.com es una novedosa plataforma digital de actualidad y noticias.

Somos una red de profesionales que se enlazan desde cada rincón del País, quienes suman esfuerzos para publicar las cuestiones neurálgicas de la actualidad, en una agenda que incluye además ciencia y tecnología, salud, deportes y otras secciones de información general.

Suscribite a El Federal Noticias Suma tu aporte

Aporte por única vez

Suscripción Mensual