Sin turismo hay hambre

Por Lic José Luis López Ibáñez *

El coronavirus está poniendo en blanco sobre negro la importancia de la actividad turística en el mundo. Es lógico que así sea. Vivimos en la era de la mayor globalización de la historia de la humanidad y los movimientos fuera del lugar de residencia habitual son moneda corriente para amplios sectores de la sociedad.

El turismo, es la única fuente de ingresos importante en muchas regiones, algunas de ellas menos desarrolladas o sin otras opciones productivas. La pandemia del covid-19 ha dejado sin dinero y con hambre a regiones enteras ya que hace ya casi100 días vivimos sin poder movernos de nuestro lugar de residencia habitual para visitar otras. Es que el turismo es en otras muchas regiones del mundo y de nuestro país la llegada de turistas es su única o mayoritaria fuente de ingresos. Es la que hace la diferencia entre trabajar y no trabajar. Es decir y resumiendo, no llegan turistas, no trabajan, no tienen ingresos, la pasan mal. Muy mal. No son pocas las noticias que vemos que así lo marcan, pero las podríamos resumir en algunos grupos:

  1. El gran número de vuelos de repatriación que todos los países están llevando adelante. Ello se debe a que importantes volúmenes de personas de todas las nacionalidades giran por el mundo y la pandemia hizo que nos enteráramos de importantes grupos de argentinos en India, en Miami o en Peru, por ejemplo, que clamaban por volver. Pero quizás lo que mas llamo la atención es que quedaron varados 2000 argentinos en el Principado de Andorra, lo que motivo que el gobierno español, intercediera con el gobierno argentino.
  2. Hay empresas de todo tipo que se encuentran en una situación económica desesperante a causa de la pandemia. Más allá que esto lo podemos ver en cientos de miles de empresas en nuestro país recorriendo sus calles. Esto es especialmente significativo en el caso de los restaurantes, actividad de las más golpeadas, donde hay barrios con polos gastronómicos como Palermo donde cada extensión de la cuarentena diezma la cantidad de emprendimientos. Ahí no hay “orden gubernamental de no despedir” que se mantenga vigente: la realidad se la llevo puesta ya que tampoco llego de manera efectiva el auxilio financiero ni el pago de parte de los sueldos. Pero no son los únicos: hoteles, transportistas, con empresas de micro y aerolíneas a la cabeza, están en situaciones alarmantes. La IATA ha alertado por la crisis del sector que solo en América Latina llevaría mas de unos 3.000 millones de dólares. Al respecto vale resaltar que estimaciones hablan para este año de un déficit para Aerolineas Argentinas de al menos 900 millones de dólares. Pero no todos se los podemoa adjudicar a la pandemia. Hace años que nuestra línea de bandera pierde dinero. De hecho desde que la “recuperamos” Argentina invirtió más en Aerolineas que en luchar contra el hambre, lo que demuestra que quizás debemos, como país, replantearnos seriamente nuestras prioridades.
  3.  Cientos de miles de trabajadores independientes del turismo están en una situación desesperante. Por la tipología de los trabajos de la actividad turística (y las leyes laborales), un sinnúmero de trabajadores independientes prestan servicio en la actividad turística como guías, conductores, vendedores, recepcionistas, entre muchas tareas. Ellos trabajan en el sector dando servicios generalmente temporales a empresas. En muchos casos, vale resaltar, son la cara visible del destino y sus anfitriones para muchísimos turistas. Todos ellos hoy están sin ingresos. En algunas provincias, como La Rioja, se ha previsto alguna retribución de emergencia para los guías registrados. Para aquellos que desarrollan sus tareas de manera no tan registrada, que son muchos por la naturaleza del servicio y por el flexible sistema de control estatal, no han sido alcanzado por el beneficio.
  4. Cientos de miles de trabajadores informales del turismo están pasando hambre. La actividad turística genera un sinnúmero de trabajadores informales que encuentran tareas y trabajos ya sea preparando la temporada, como jardineros, albañiles, y un sinnúmero de prestadores de servicios que preparan los destinos para la llegada de turistas y en momentos de alta temporada este grupo crece generosamente con mozos, personal de limpieza, cocineros, artesanos, serenos y muchos más, e incluso personas que ejercen la prostitución.
  5. Pequeños comerciantes que existen porque le venden mayoritariamente a turistas también la están pasando mal. Uno de los beneficios del turismo es que donde se desarrolla se pueden hacer realidad un sinnúmero de servicios y empresas que sin el aporte económico que significa la existencia del turismo, no serían posibles. Quioscos, negocios de ropa, suvenires, artesanías, rotiserías, etc, y  hasta estafetas postales se desarrollan y se concentran donde se alojan los turistas o en los circuitos que ellos transitan, son la clara muestra.
  6. Ciudades, Regiones y hasta países están al borde del colapso por su gran dependencia económica y sobre todo de la fuerza laboral de la actividad turística. En Chile la Isla de Pascua está viviendo una situación desesperante. Restaurantes, hoteles y el comercio se han visto paralizados frente a la nula visita de turistas. Por una parte, la isla le ha ganado al coronavirus, sin contagios nuevos en más de 80 días. Pero las autoridades y los comerciantes coinciden en que el gobierno no ha tomado medidas para evitar el encarecimiento de alimentos ni generar nuevos empleos, para una población que en un 80% vive del turismo. En Argentina hemos leído y visto situaciones similares en San Carlos de Bariloche y su zona de influencia, Córdoba, Mar del Plata, Iguazú, etc.

El Ministerio de Turismo y Deportes de Argentina ha armado una propuesta que contempla un subsidio de 50.000 en dos cuotas para personas adheridas al Régimen Simplificado para Pequeños Contribuyentes -Monotributo-, Monotributistas sociales y Trabajadores Autónomos, cuyas actividades se vinculen con el sector turístico y que acrediten una antigüedad mínima de 1 año de la inscripción. Para ello deberán hacer un curso y aprobar lo. Es de destacar que quienes no aprueben el curso deberán devolver la primera cuota.

Por lo que veníamos diciendo, entonces que el secretario general de la Organización Mundial del Turismo, Zurab Pololikashvili, haya hecho un llamamiento a los gobiernos para que, de forma coordinada, faciliten el levantamiento de las restricciones a los viajes. Pololikashvili explicó que el turismo es el salvavidas para millones de personas, especialmente en países en desarrollo”, por lo que abrir de nuevo el sector garantizará empleos, protegerá los medios de vida y permitirá que el ramo del turismo “retome su papel vital en impulsar el desarrollo sostenible”. Vale resaltar que en el segundo trimestre de este año la totalidad de países y territorios del mundo puso limitaciones a los viajes, y que de los 217 países y regiones de todo el mundo, un total de 156 ha detenido por completo el turismo internacional, según la Organización Mundial del Turismo, agencia de las Naciones Unidas especializada en el sector. Obviamente ello motivo a que el sector firme que ha sido el más duramente golpeado por la crisis del covid-19 y necesita que se levanten las restricciones, pero en el momento adecuado y de manera responsable.

En Argentina regiones con San Carlos de Bariloche, Iguazú, Salta, Mendoza, Córdoba, los centros termales, Mar del Plata y el resto de la Costa Atlántica, Tandil, Sierra de la Ventana, Las Grutas, Puerto Madryn, Calafate, Merlo y su zona de influencia en San Luis, por nombrar solo a algunas pocas están pasando momentos difíciles. Debemos actuar inteligentemente y tratar cada caso con la seriedad del caso atendiendo sus propias realidades y características.

Queda por hacer algo urgente y algo importante. Lo urgente: encontrar una forma ordenada, responsable e inteligente de sacar el corsé y volver a permitir los viajes. Lo importante: la sociedad debe aceptar la importancia del turismo y los políticos deben tratar el tema con la seriedad que el tema turístico a futuro requiere.

* JOSE LUIS LOPEZ IBAÑEZ, Licenciado en turismo. Creador del grupo Turismo Técnico. Profesor universitario y consultor. Miembro de la Academia Argentina del Turismo. lopezitur@gmail.com