Se está destruyendo el modo de ver la economía

Por Norma Pimienta

Desarrollar una visión electromagnética de la economía es tan exasperantemente complicado como comprender que la salud responde a iguales parámetros. Ni la salud ni la economía pueden explicarse desde el análisis dual en que se lo está abordando.

Estar sano implica ser electromagnéticamente compatible con emociones de armonía, confianza, seguridad, certezas, fraternidad, cooperación, templanza, paciencia y compasión. Si un individuo emite ondas electromagnéticas -desde sus pensamientos, emociones, acciones y palabras- que resuenen con estas emociones, vivirá sano y ningún virus podrá anidarse en su organismo. Un virus es una entidad sin vida, que necesita un organismo donde hospedarse, pero no cualquier organismo, sino uno que responda a un mapa electromagnético opuesto a las emociones descriptas, es decir: desconfianza, miedo a todo, ira, rencor, resentimiento, culpa y victimismo.

Como la gran mayoría de la humanidad, hoy , presenta estas últimas características , un virus proveniente de una cepa gripal pudo expandirse como lo hizo. La letalidad está dada por una razón extra:  quienes desarrollaron artificialmente el virus programaron en su material genético una “señal” que capta a organismos estresados, que están bajo radiaciones electromagnéticas negativas. Entonces: la compatibilidad energética de miedo y stress causa el contagio, y la letalidad aumenta conforme aumenta el miedo y el stress. Llevamos cuatro meses, en todo el mundo, sosteniendo esta frecuencia vibratoria, no es extraño que no se detenga.

Hablemos de economía: el miedo a morir y a no “tener” es la base de la dualidad en tercera dimensión. Una dimensión es un plano de densidad material en la que se desenvuelve un organismo. Una mosca lo hace en una dimensión; un perro, en dos. Nosotros, los humanos, llevamos a cabo nuestra existencia en tres dimensiones: izquierda/derecha; adelante/atrás; abajo/arriba. Ahora bien: para sostener la vida en una densidad material es necesario “ver” lo que “nos pasa” desde una óptica lineal, que nos da como observadores una respuesta  a la vez. Por ejemplo: me prometieron algo y no cumplieron, luego : me frustro. Saco conclusiones lineales acerca del “otro” que no vino a mí porque me rechaza. Observo desde mi posición A, y reacciono a lo que “me “ hacen: B. Esta linealidad A—B  es la base del sufrimiento humano, dada nuestra propensión cognitiva a reaccionar a todo, implicándonos en lo que “vemos”. Pero resulta que eso que vemos es solo una interpretación perceptual, determinada por la densidad en la que nos desenvolvemos: la tercera.

Este modo de percibir la “realidad” cambió. Ya no existe más. ¿Cómo? Estamos viviendo un cambio interdimensional, es decir, estamos dejando la linealidad para pasar a un modo de interpretar y de vivir de acuerdo con una postura no-dual. Vivir en no-dualidad implica sentirse parte de todo lo que existe. El virus nos interpela desde allí, pues contagia irrefrenablemente, al mostrarnos lo parecidos que somos todos, en todas partes del mundo. Lo igual que sentimos y pensamos. Y también nos muestra que somos vulnerables si tenemos miedo y que podemos evitarlo si recuperamos el poder de la frecuencia del amor.

En la economía ocurre lo mismo. Vivimos durante milenios en la densidad descripta y necesitábamos que el dinero representara esa dualidad de la mejor manera posible: creamos realidades de desigualdad para imponer nuestros posicionamientos; creamos especulación para alejarnos de la esencia humana de crear y dar; entre otros entuertos que hoy tenemos que desmantelar.

En 1971 se desmontó el patrón oro sobre el que se sostenía el sistema económico, con la inconvertibilidad del dólar en oro declarada por Richard Nixon; y a partir de allí la especulación financiera culminó en la financiarización de la economía global. Los mercados reemplazaron a la gente “común”, a la producción local, a la economía “real”. Esos mismos “mercados” en 2008 estuvieron a punto de perder por primera vez la batalla del poder económico centralizado en los bancos centrales y la reserva federal, pero lograron ser rescatados por ellos mismos, ante la mediocridad reinante en la masa poblacional global, ignorante de sus mentiras.

 Pero la crisis no terminó, sino que fue acentuándose cada vez más. Y llegamos a noviembre 2019 en que se dieron cuenta que , ahora, con un rescate no lograban subsistir. Armaron esta debacle viral por el mundo, basándose en la ignorancia que fomentan los medios de comunicación sostenidos por ellos mismos; la medicalización promovida por sus mismos monopolios farmaceúticos y la posibilidad de contar con gobernantes de bajísimo nivel de conciencia que habrían de aliarse en esta viralización  de corrupción y crueldad.

Otro pilar del plan es el endemoniado endeudamiento global, estatal y privado. La gran emisión monetaria de la reserva federal, del banco central europeo, del banco central de Inglaterra y demás bancos centrales de países desarrollados y de mercados emergentes para hacer frente a la crisis, no tiene precedentes. Se siguen comprando bonos basura, sobre todo los multimillonarios estadounidenses que marcan el ritmo de toxicidad de un sistema de dinero fiat, que ya no se sostiene más. La deuda de EU ya supera los 25 billones de dólares; Europa acaba de blindarse con un billón de euros de deuda nueva para hacer frente a la crisis, y los estados latinoamericanos suman una deuda pública del 44,8% del PIB y el Caribe del 68,5%. Esto se suma al endeudamiento privado, de empresas que están siendo ayudadas por los estados en esta pandemia, y que por recesión global no podrán asumir su cancelación.

Lo que está cayendo es la mentira de la deuda como arma para el endeudamiento de las clases medias y bajas en todo el mundo, sobre todo en EU. Esta burbuja era insostenible porque la economía dual ya no va más.

Cerrarán millares de empresas -sobre todo, pequeñas empresas y comercios- dado que  pretenden concentrar aún en menos manos lo que consideran importante para la economía humana. Miles de millones de personas no tendrán empleo y transitarán entre fronteras buscando sobrevivir; los medios oficiales seguirán multiplicando la pandemia de miedo y de supervivencia; los medicamentos serán la única fuente publicitaria dado que hay que enseñar que el cuerpo se enferma; continuarán las cuarentenas extendidas o re-iniciadas, tras los nuevos contagios ocurridos por la misma frecuencia vibratoria sostenida.

¿”Ellos” son los culpables? No. La característica de la nueva densidad a la que nos adentramos es que no promueve victimas ni victimarios. Cada uno tendrá lo que ha cosechado. Así de simple. Si vivís en sintonía con emociones superiores que desconocen el miedo, no te enfermaras, y si te quedas sin trabajo, sabrás reinventarte porque eso es lo que necesita tu Alma: que hagas lo que te hace bien, y que no desperdicies tu vida trabajando en algo que te enferma o te angustia. Ya no hay lugar para el auto-engaño. Agradezcamos a estos  señores del neo-feudalismo ya imperante: nos están haciendo el gran favor de darnos cuenta de que somos algo más que materia: somos espirituales.

Las empresas que no  mejoren los servicios y que solo persigan ganancias desaparecerán; los bares que fomentan el ocio alcoholizado, cerrarán sus puertas; los que produzcan bienes que el nuevo hombre no esté dispuesto a comprar (por ejemplo  marcas) desaparecerán; los que mantienen empleos ociosos que no mejoran la calidad de vida de nadie (público/estatal)  lo perderán; los músicos y artistas que promueven y difunden energías de baja frecuencia (por ejemplo cumbia, regaetton, electrónica) dejarán de trabajar; los bancos cerrarán sus puertas, ya que habrá una moneda electrónica (No el bitcoin que promueve la especulación) que permitirá transacciones descentralizadas y operará a resguardo del oro, entre otras características de la nueva economía.

¿Qué podrías hacer en este momento para colaborar con el “otro” plan? Fácil: reflexiona sobre tus dones, lleva a cabo una tarea que te permita dárselos a los demás  y así serás retribuido con creces y nada te faltará. Y por favor, no te quejes ni te victimices ni culpes a nadie. No te hundas en la misma densidad que ayudaste a construir. Una nueva vida y una nueva economía te están esperando.

www.normapimienta.com / Youtube: normapimienta-yosoypuntocero
Autora: “Dinero y Evolución: del materialismo a la No-dualidad”; Grupo Pampia Editor; BsAs; 2019

ElFederalNoticias.com es una novedosa plataforma digital de actualidad y noticias.

Somos una red de profesionales que se enlazan desde cada rincón del País, quienes suman esfuerzos para publicar las cuestiones neurálgicas de la actualidad, en una agenda que incluye además ciencia y tecnología, salud, deportes y otras secciones de información general.

Suscribite a El Federal Noticias Suma tu aporte

Aporte por única vez

Suscripción Mensual