Política Turística: La era de la pandemia

Por Osvaldo Lombardi*

Para El Federal Noticias.

Es evidente que cualquiera haga un diagnostico e intente hacer un pronóstico sobre  esta coyuntura y los acontecimientos que se suceden en la actividad turística, parte de de una crisis económica profunda en todos los sectores productivos que la integran y de una anemia del sector publico que muestra un cuerpo inflado por las sucesivas gestiones pero que no atina a fijar un rumbo integral en todo el país.

Entendemos que necesariamente va a ver cambios de conducta en las personas para vivir todos los días, también para viajar y sabemos todos que los protocolos sanitarios regirán en todos los servicios turísticos. Estos se están construyendo de a poco y se activaran en la medida que el panorama sanitario lo permita.

Como estamos viendo la elaboración de los protocolos en su gran mayoría recayó en el sector privado como el comercio en general, la hotelería y la gastronomía en particular y se nota una demora en el transporte aire y tierra que permita enlazar los territorios , empezando por nuestro propio país. Además las políticas sanitarias de algunas provincias y de muchos municipios tienden al aislamiento territorial con consecuencias negativas tanto en lo económico como en lo social. Evidentemente si algo quedo al desnudo es la ineficiencia del organismo nacional de turismo que solo tino a apoyar una ley de emergencia turística nacional que seguro va a demorar en generar algún impacto positivo en la actividad.

Todo el sector privado se come el ajuste provocado por la crisis coyuntural con alguna ayuda económica del estado. Pero ¿como vamos a reorganizar el sector publico en turismo tanto en los municipios como en las provincias y a nivel nacional? Desde mitad de los noventa a la fecha venimos engrosando los organigramas de estos estados sin tener una consecuencia fáctica de gran impacto positivo.  Si fue creciendo el sector publico en todos los niveles estatales y sería necio no señalar un crecimiento importante en la oferta turística, sobre todo en lo que se refiere a servicios. También una explosión de recursos humanos egresados de diferentes terciarios y universidades que no siempre se correspondió con la demanda laboral existente en el país. Pero si analizamos las curvas de demanda, sobretodo en estos últimos quince años veremos un crecimiento lento, bajas considerables en algunos años y un amesetamiento de la curva. Ningún boom o record como suelen decir los responsables de las políticas públicas.

Hoy cualquiera vea a la actividad como una herramienta estratégica para el crecimiento deberá enfrentar esta realidad y repensar los roles fundamentales de los estados, los mecanismos  para una articulación lógica con el sector privado y la eficiencia en los gastos presupuestarios. El esfuerzo común no puede ser debilitado por gastos innecesarios, por políticas disgregadoras que impacten sobre la imagen del territorio en su conjunto o por acciones sin resultados de alto impacto. En paralelo el sector privado del turismo y sobretodo sus entidades empresariales deberían generar panoramas estratégicos para el crecimiento a través de la organización de un área de investigación y desarrollo dentro de las mismas y en conjunto con las universidades públicas y privadas dedicadas a los estudios del turismo. El estado nacional debe ser el gran articulador de las políticas provinciales dedicadas a la estructuración de la oferta turística, de las necesidades del sector publico en su desarrollo y de las orientaciones en la capacitación de los recursos humanos necesarios y la evolución tecnológica de la actividad en su conjunto.

El organismo nacional debe descentralizar toda política de control de servicios turísticos, desarrollar una política de turismo social que beneficie a la sociedad y a los sectores productivos y una política del turismo estudiantil que premie a los programas de educación y formación integral de las personas involucradas.

Replantearse el rol del INPROTUR y el equilibrio real entre el sector público y sector privado en la planificación de las acciones de promoción internacional.

Las preguntas que hoy se debería hacerse el organismo nacional de turismo serian.¿ Cuál es mi rol principal? ¿Cuáles son mis funciones trascendentes? ¿Cuántas funciones tienen que estar en manos de las universidades o terciarios o en manos del sector privado o el sector publico provincial o municipal?

Mientras el Ministerio de la Producción intenta ser bombero en la actual crisis y hay que ver si le queda agua para apagar el fuego futuro, sería una gran contribución que el organismo nacional de turismo fije políticas, se reorganice y entienda cuáles son sus funciones . Va a ser de gran utilidad para trabajar en la reconstrucción del sector turístico nacional.

*Osvaldo Lombardi – Ex Director Nacional de Modernización y Competitividad del Ministerio de Turismo. – ojlombardi@gmail.com

ElFederalNoticias.com es una novedosa plataforma digital de actualidad y noticias.

Somos una red de profesionales que se enlazan desde cada rincón del País, quienes suman esfuerzos para publicar las cuestiones neurálgicas de la actualidad, en una agenda que incluye además ciencia y tecnología, salud, deportes y otras secciones de información general.

Suscribite a El Federal Noticias

Aporte por única vez

Suscripción Mensual