Política Turística I: Identidad o marca

Por Osvaldo Lombardi*

Para El Federal Noticias.

Partimos de la base de que la marca se construye y que la identidad se siente y refleja lo mas intimo de los valores culturales y morales de un ser. En este caso si hablamos del país podemos entender que debemos construir una marca país o plantearnos una evolución de esos valores que presentan una nación abierta al mundo en función no solo de recibir sino de dar. Un país se engrandece cuando puede extender sus valores culturales al mundo, pero para eso hay que entender no solo las necesidades de la sociedad que lo conforma si no también sus virtudes y las formas de canalizarlas.

 La política turística debería basarse en esta última reflexión siendo que Argentina tiene una diversidad cultural y natural innegable, además de recursos humanos capacitados; que le brindo en diferentes épocas una mayor o menor trascendencia internacional.

Nos encontramos frente a una época donde el turismo industrial ha tenido un desarrollo innegable, algunos ejemplos; cruceros, resorts de lujo, hoteles 7 estrellas, clubes privados de vacaciones, turismo masivo a playas del Caribe , Brasil o islas paradisiacas, Europa 20 ciudades en 10 días, un turismo industrial selectivo y otro masivo. Frente a esto una corriente que comenzó revalorizando el turismo cultural urbano pero que posiciono fuertemente el turismo patrimonial y sobre todo ese mix de patrimonio, cultura del destino, naturaleza, actividades y servicios eficientes y de calidad por el detalle. Un turismo mas segmentado por el mayor o menor grado de profundidad en la búsqueda de una experiencia determinada, equilibrada con su necesidad de ocio recreativo. Un turismo donde los actores del destino son los miembros de la comunidad donde se conforman esas experiencias;  como empresarios y emprendedores independientes,  una nueva trova gastronómica acompañando las tendencias  que reflejan parte de la identidad del lugar y la evolución de diferentes  comidas del todo el mundo,  los gestores culturales, los gestores patrimoniales, los que se consideran anfitriones  y los propios ciudadanos respetuosos de su entorno y de quienes los visitan.

Hoy nos despertamos  y vemos que o por decisión del esquema de negocios de las empresas o por debilidades de las políticas de algunos destinos las compañías de Cruceros no harán temporada en Latinoamérica y en especial en Argentina y Brasil por motivos ligados al manejo de la pandemia.

Varias líneas aéreas internacionales no volverán a volar a la Argentina, ni siquiera una que ya tenía ganado parte del mercado nacional;  quieren cerrar el aeropuerto del Palomar y con ello cerrar la accidentada apertura hacia las Low Cost. Todavía no se ve en el horizonte un plan para conectar el país.

Un turismo industrial en crisis y un turismo creativo esperando respuestas.

La pregunta entonces seria, desde que lugar regeneramos la actividad? cuales son las necesidades de los actores turísticos para volver a redefinir su rol desde cada uno de los sectores que la componen? Desde que visión creamos un nuevo punto de partida? El país necesita del turismo?

Si contestamos la última pregunta positivamente la política y la gestión de gobierno debería ofrecer al mundo  una imagen de un país con todos los elementos que necesita de base  para proyectar una política turística de excelencia.

Seguridad, paz social, una macroeconomía equilibrada , una microeconomía en franco desarrollo, dirigentes con una visión de futuro pero de innegable capacidad de gestión, instituciones libres, infraestructura de servicios, conectividad segura, una cultura abierta al mundo que proyecte nuestra identidad como pueblo unido a pesar de la diversidad que presentan  sus diferentes regiones.

 Creo que no deberíamos inventar una marca sin contenidos sino enlazar nuestro mapa cultural con una fuerte cohesión política que nos permita crear ese punto de partida, desde donde podamos proyectar un país en crecimiento con esfuerzo,  desde donde empezar a reformular la política turística y podamos estructurar los componentes de la actividad en un sistema previsible.

Uno de los rasgos esenciales de cualquier política turística es combatir la decadencia, generar orgullo en la comunidad de sus bienes patrimoniales y culturales tanto tangibles como intangibles, estructurar ofertas turísticas en base a esos recursos, mostrar la imagen de un país en crecimiento, entender como seducimos a los que consideramos potenciales visitantes y crearles las condiciones para una experiencia altamente satisfactoria en el destino.

Nuestro país ha construido a lo largo de 4 décadas, a pesar de diferentes crisis políticas y económicas, una base estructural importante para el desarrollo del turismo en las provincias que lo componen. Algunos destinos muestran un salto cualitativo de gran envergadura en relación a los servicios turísticos que ofrecen a pesar de la debilidad en los canales de comercialización nacional e internacional y las formas de conexión.

La base de esta construcción son sus recursos naturales y culturales y una comunidad hospitalaria y orgullosa de su patrimonio, pero cuando se rompe este equilibrio y parte de las nuevas generaciones expresa su deseo de emigrar por falta de oportunidades, se rompe la paz social, se degrada la educación y el respeto por los bienes culturales, se limita directa o indirectamente las libertades individuales, se pone un velo ciudadano a la visión de un país en crecimiento y se enturbia la imagen de aquellos que nos miran desde afuera; esta base se debilita, se hace innegablemente fangosa.

La política debe dar urgente una respuesta, gran parte de la sociedad está muy complicada en términos de desarrollo, otra está esperando que el país recupere su racionalidad para ponerse a trabajar duro. O ahondamos la decadencia o estructuramos las herramientas para la recuperación.

En esta última opción tiene oportunidad la posibilidad de reformularse una política turística, los recursos y los actores están. Los componentes esenciales  de nuestra identidad se siguen rebelando ante la decadencia mientras algunos quieren que seamos segunda marca.

*Osvaldo Lombardi – Ex Director Nacional de Modernización y Competitividad del Ministerio de Turismo. – ojlombardi@gmail.com

ElFederalNoticias.com es una novedosa plataforma digital de actualidad y noticias.

Somos una red de profesionales que se enlazan desde cada rincón del País, quienes suman esfuerzos para publicar las cuestiones neurálgicas de la actualidad, en una agenda que incluye además ciencia y tecnología, salud, deportes y otras secciones de información general.

Suscribite a El Federal Noticias

Aporte por única vez

Suscripción Mensual