Política turística: El valor de la libertad

Por Osvaldo Lombardi*
EL FEDERAL NOTICIAS

Vemos con asombro como se direccionan todas las energías del actual gobierno en la construcción de restricciones no solo a la circulación si no también al derecho a educarse, al derecho a tomar decisiones las personas sobre su propia salud, al derecho del disfrute del tiempo libre, al derecho de una jubilación digna por el esfuerzo realizado,  al derecho al trabajo y la libre empresa, al derecho colectivo de poder insertarse en la comunidad global y así vamos enumerando, entre muchos otros derechos restringidos, un cumulo de barreras al desarrollo social y al crecimiento económico del país.

La actividad turística en todo el país, sea el rubro que sea está sumamente deteriorada y gran parte de estas restricciones influyen notablemente en esta situación. Debemos encontrar el camino para enfrentar esta difícil coyuntura y entender los parámetros por donde debemos transitar.

Uno de los puntos centrales es como los ciudadanos de este país contribuimos todos a fortalecer esta actividad. Para ello el Ministerio de turismo y todos los organismos provinciales y municipales de turismo deberían ponerse los pantalones largos y afrontar el estado de incertidumbre con un plan flexible y certero para el desarrollo y fortalecimiento del turismo nacional donde se resalte el valor de la libertad,  el valor de respirar aire que refresque el espíritu  y donde las normas para  cuidar a las personas no tengan el tufo a restringir las libertades individuales.

Un plan de apertura turística donde la información sea primordial para saber cómo planificar un viaje dentro del territorio nacional, un plan que dicte normas especiales para cada rubro hasta que se estabilice la situación sanitaria, que entienda la necesidad urgente de ir implementando un pasaporte interno sanitario a medida que se avance en la vacunación.

Hoy la planificación debe estar por sobre el marketing pero mostrar y difundir las bondades de nuestro territorio en materia de paisajes e infraestructura turística debe ser la otra pata del plan de apertura como así también facilitar las plataformas para la comunicación de la integralidad de los servicios turísticos habilitados para tal fin y apoyar económicamente a los comercializadores del turismo nacional.

Sin restringir el turismo emisivo, salvo las recomendaciones necesarias para los viajes a países muy comprometidos con la situación sanitaria, se debería tomar como un objetivo primordial reestablecer todos los valores territoriales y sectoriales que tiendan a estructurar un turismo nacional pujante tanto en lo urbano como rural y en todas las regiones del país. Darle apoyo a los viajes educativos, a las excursiones. Facilitar los viajes interregionales con rutas aéreas acordes a esas necesidades. Crear un sistema de turismo social inteligente y seguro. Desarmar el fondo fiduciario de turismo estudiantil, la famosa cuota cero y facilitar la creación de fondos fiduciarios privados entre empresas de servicios y prestatarios para solventar dichos viajes con total transparencia y menores costos.

El ministerio de turismo debería empezar empezar esta cruzada partiendo de una base de consenso con todos los distritos, los distritos poner toda la información al día y los recursos posibles para dinamizar un plan nacional de reactivación. También consensuar y armonizar políticas con el sector privado.  El ministerio tendría que activar urgentemente un observatorio de las necesidades sectoriales para la reactivación y un consejo de investigación y desarrollo turístico  para determinar las estrategias a seguir tanto en el orden nacional como prioridad de corto plazo y en el internacional para captación del turismo receptivo en el mediano plazo.

Para ello debería estudiarse una reorganización del ministerio y desactivar políticas que no entiendan ante que nos estamos enfrentando, que le den valor a la crisis y sepan desandar el camino de la decadencia. Así ahorraríamos recursos económicos que se despilfarran con viejas excusas seudomarketineras. Deberíamos preguntarnos para que sirve hoy el INPROTUR si los pocos fondos que recauda los destina a publicidades de dudoso éxito.

La prioridad no hay duda es generar políticas y acciones que fortalezcan el turismo nacional en todas sus formas y para ello las comunidades y sus ciudadanos deben entender que visitar el país y sus regiones es querer volver a hacer patria y reconocerla. En los próximos dos años disfrutar todos sus caminos y paisajes y así empezar una nueva etapa. La educación tiene una responsabilidad en todo esto, una política sanitaria coherente también. Pero la política en general debe comprender que resguardar el valor de la libertad es lo esencial. El turismo necesita de espíritus libres para crear, emprender, proyectar y viajar.

*Por Osvaldo Lombardi: Ex Director Nacional de Modernización y Competividad de la ex SECTUR (actual MINTUR)
Ex Director General de Desarrollo Turístico de la Ciudad de Buenos Aires

ElFederalNoticias.com es una novedosa plataforma digital de actualidad y noticias.

Somos una red de profesionales que se enlazan desde cada rincón del País, quienes suman esfuerzos para publicar las cuestiones neurálgicas de la actualidad, en una agenda que incluye además ciencia y tecnología, salud, deportes y otras secciones de información general.

Suscribite a El Federal Noticias Suma tu aporte

Aporte por única vez

Suscripción Mensual