Pesimismo y optimismo, de Giacomo Balla

Esta obra perteneciente al Futurismo y cuyo título original es Pessimismo e ottimismo, fue realizada en Italia, en 1923 por Giacomo Balla. Se trata de un óleo sobre lienzo de 115 x 176 cm que actualmente se encuentra exhibido en la Galleria Nazionale d’Arte Moderna e Contemporanea, en Roma.

Es la pregunta que nos hacemos a diario ¿se va a poner la cosa negra o azul? Y asumimos que aquí Balla identifica ese negro puntiagudo y rectilíneo, amenazante y agresivo, con el pesimismo y ese azul redondeado, plácido como un mar en calma, con el optimismo. Aunque quizás sea al revés.

También parece una danza, un diálogo entre los dos polos que se unen e influyen mutuamente. Vemos incluso tonos azules en el negro y sombras oscuras en el azul. Hay un equilibrio, y eso llevado al mundo de las emociones es lo normal, lo saludable. El mundo está lleno de matices. El universo es bipolar, simplemente esos polos deben estar en equilibrio.

Y por supuesto, en movimiento. Las cosas deben cambiar de vez en cuando, incluso cuando miramos un cuadro, que en teoría no se mueve. Pues los futuristas no opinaban así. Las cosas bailan.

Simple en concepto y ejecución. Y eso es la mayor virtud de este lienzo que Balla firma con un FUTUR BALLA, que en italiano es algo así como «El futuro baila».

Giacomo Balla nació en Turín, el 18 de julio de 1871. Fue pintor, escultor y uno de los fundadores del movimiento futurista. Estudió en la escuela nocturna de dibujo de Turín. Más tarde se trasladó a Roma, trabajando con éxito como retratista. Inicialmente su pintura impresionista muestra luego interés por el análisis cromático. Adopta la disolución de lo visible en puntos de color. Es también partidario de ideas anarquistas como algunos puntillistas como Pisarro. Utiliza la técnica puntillista para pintar temas del futurismo: la dinámica y la velocidad.

En el año 1900 se trasladó a París, donde descubre y es muy influenciado por los puntillistas parisinos, desde 1909 lo estuvo en particular por la obra del poeta Filippo Marinetti, con él publicó el manifiesto futurista.

El futurismo era extremo. Copió bastante del cubismo, como es mostrar un objeto desde varios puntos de vista distintos, pero para nada adoptaron la sobriedad de Picasso o Braque. Los futuristas eran una especie de cubistas anfetamínicos.

Al contrario de otros de su mismo género, Balla fue un pintor lírico, ajeno a la violencia. Sus obras más reconocidas tratan la dinamicidad de la luz y el movimiento simultáneo.

En octubre de 1918 publicó su «Manifiesto del color» (Manifesto del colore), un análisis del color en la pintura de vanguardia.

Más tarde, en la década de 1930 se distanció del futurismo, del cual fue uno de sus exponentes más destacados.

Una de las obsesiones de Balla (y de los futuristas en general) fue plasmar en sus lienzos el movimiento. Lógicamente esto acabó derivando en el abandono progresivo de la figuración, convirtiéndose en uno de los precursores de la abstracción y sus experimentos pictóricos ejercerían una gran influencia en las vanguardias de principios del siglo XX.

Fue también un excelente escultor que quiso llevar el movimiento también a una escultura en principio estática. Paradójicamente y desencantado con la violencia política con la que se estaba hermanando el nuevo arte, decidió volver en sus últimos años a la figuración.

ElFederalNoticias.com es una novedosa plataforma digital de actualidad y noticias.

Somos una red de profesionales que se enlazan desde cada rincón del País, quienes suman esfuerzos para publicar las cuestiones neurálgicas de la actualidad, en una agenda que incluye además ciencia y tecnología, salud, deportes y otras secciones de información general.

Suscribite a El Federal Noticias Suma tu aporte

Aporte por única vez

Suscripción Mensual