Oscar Martínez: “Las mafias y la corrupción son la verdadera pandemia de este país”

En una entrevista radial, el siempre vigente y reconocido, actor Oscar Martínez se refirió a la realidad del país.



Siempre que es consultado por temas de actualidad su voz resulta palabra autorizada por su trayectoria y apego a los principios de un país democrático, dejándolo en evidencia cada vez que se expresa en tal sentido.

En esta oportunidad el tono fue “desesperanzador”.

Consultado por la situación argentina indicó: “Es escandaloso y desesperanzador. Lamentablemente estamos viviendo un proceso de degradación de la calidad institucional”.

Sus declaraciones calan hondo en un momento donde la ciudadanía se encuentra movilizada por la Reforma Judicial que encabeza el propio Presidente cuando las prioridades del país son sanitarias y enconómicas.

Urgen medidas que alivien el impacto de indicadores sociales y laborales sin precedentes, aún haciendo analogías con la crisis del 2001 como un punto de inflexión en la historia más reciente.

“Tal vez no debería decirlo pero es la verdad. Las mafias y la corrupción son la verdadera pandemia de este país”, expresó el actor.

El tiempo que nos toca atravesar con la pandemia nos sacude de tal manera que es imposible no pensarse y sentirse atravesado.

Como actor comprometido aclaró que se siente ciudadano, “no me gusta que me digan qué tengo que pensar, ni cuando tengo que cambiar esa manera de pensar”, aclarando que no se enroló en ningún partido político, no milita pero “eso no quiere decir que uno no piense. Muy por el contrario esa es la manera de pensar con la mayor libertad posible”, expresó.

Luego de opinar sobre el último banderazo que fue un llamado de atención por las múltiples consignas que la ciudadanía puso en evidencia, Oscar Martínez también se expresó en esa oportunidad haciendo mención a la situación de Lázaro Báez.

Ahora se pregunta ¿Qué nos pasa para que sea tan impune, tan descarado, tan brutal el avasallamiento de las instituciones democráticas? Además “llevado a cabo por un Presidente que hace unos meses decía todo lo contrario, manifestó.

“Yo no esperaba otra cosa pero quizás un poco más refinado, menos grotezco”, agregó en un tono que lo caracteriza, el de hablar como escribe.

Haciendo mención a la movilización de la sociedad indicó que hay una parte de la sociedad que no está dormida y elevó la apuesta indicando: “es muy fuerte lo que voy a decir, la verdad que yo después de las PASO abandoné toda esperanza en este país”.

Sonó fuerte y doloroso con dejos de silencio que sacuden porque así se sienten muchos argentinos que además en Oscar Martínez se identifican por su manera de decir.

“Me resultaba inexplicable que la gente elija otra vez…esto”.

Siguió la nota con algunas otras consideraciones respecto de un amplio sector que cree así como otra con la que no se puede dialogar porque se basa en el fanatismo, y también otra porción que “advierte que está dolida, indignada, desesperanzada que está pensando en irse”, con lo que eso implica de doloroso e injusto.

Para terminar indicó estar en contra de todo pensamiento hegemónico y de “pensamiento único porque la historia muestra que esas experiencias han fracasado en el mundo entero”.

Una vez más Oscar Martínez, sacude el análisis de una realidad evidente, corriendo el velo sobre muchas de las expresiones que no emergen a diario en los medios de comunicación tradicional, pero sí lo hacen con fuerza a partir de las redes sociales y de interlocutores que se animan a hacerlo.