Mónica Gutiérrez instaló una nueva polémica femenina en los medios

La periodista Mónica Gutiérrez se expresó de mujer a mujer en una polémica impensada, pero para seguir pensando.



“En las últimas décadas hemos avanzado bastante en las tareas periodísticas. En los últimos años, hay casi mayoría absoluta de conductores varones, y después a las chicas se les pide piel a la hora de vestirse, de mostrarse, a muchas las eligen como adornitos en la pantalla, cuando tienen otros recursos y te dicen que apeles a tu condición de género”, comentó Mónica Gutiérrez en una nota que sin pensarlo trascendió y generó revuelo.

“Las chicas jóvenes han hecho de su reivindicación la paridad, adhiero totalmente a eso, lo que no me parece que para tener un lugar en la tele te tengas que acortar la falda. No Niña, es la peor de las trampas. Pero a lo mejor te da el lugar a vos, pero te lo traba a las que vienen atrás. El avance de la mujer no es subiéndose la falda, mostrando el escote. Si estás en un noticiero concentrate en eso y meté la piña por ahí”, expresó la periodista.

El cruce es directo con la ascendente trascendencia de la conductora Romina Malaspina, que ha revolucionado la televisión y las redes sociales desde su puesta en la conducción de un noticiero.

Desde ese lugar ha apelado a los escotes y las transparencias que han dado de que hablar en otros programas de espectáculos y redes sociales.



En este caso quién opinó fue Mónica Gutiérrez, que si algo tiene es trayectoria en la conducción de noticieros en las distintas franjas horarias de la televisión argentina con estilo propio.

Pero su intervención se da en el marco de una discusión diaria que excede un canal de televisión para reforzar o desactivar prejuicios y pre-conceptos sobre el rol de la mujer, su imagen, su estética, su cuerpo como objeto de deseo, la profesionalidad y otros ejes de reivindicación que trastocan todos los ámbitos de la vida actual.

Haciendo alusión a por qué la conductora genera tanta aceptación y eleva los números del rating, Mónica Gutiérrez indicó: “Es porque para mucha gente está bueno mirar a la chica, te levanta la pantalla, te la calienta. Todas tenemos derecho a vestirnos como queramos, pero el feminismo no es esto. Porque por cada chica que aparece así, quedan 100 atrás que se quemaron las pestañas estudiando, o se pasan horas en un móvil”.

Para Mónica Gutiérrez: “Estamos hablando de la reivindicación del género. No creo que eso le sirva a la causa feminista, eso de vestirme como quiero”.

Una mirada más en la construcción de la perspectiva de género.

El cuerpo puede ser parte de la discusión porque en él se juegan representaciones que refuerzan el machismo, que no solo es potestad del varón, pero debiéramos permitirnos una  lectura crítica y cuestionadora de la realidad para analizar y transformar la situación de las personas. Se trata así de crear nuevas construcciones de sentido para que hombres y mujeres visualicen su masculinidad y su femineidad a través de vínculos no jerarquizados ni discriminatorios.

Una perspectiva de género que nos permita una convivencia más igualitaria bien vale e intercambio de ideas.

Habrá que escuchar a Romina Malaspina, tal vez encuentren coincidencias o no, de eso se trata.