Manifestación, de Antonio Berni

Esta obra de 1934, realizada en témpera sobre arpillera, mide 180 x 249,5 cm y se encuentra en el MALBA, Colección Constantini en la Ciudad de Buenos Aires.

Es una obra correspondiente a la época en la que el pintor retrata la realidad social de la Argentina de los años 30, que al igual que en otras partes del mundo estaban sufriendo una profunda recesión económica derivada del crash bursátil del 29 en Wall Street. A esta coyuntura económica en el contexto internacional se le sumó en Argentina la tensión provocada por la situación política en el país. Uriburu dio un golpe de estado militar derrocando al gobierno constitucional de la Unión Cívica Radical.

Berni se inició en la pintura del paisaje y los impresionistas, tras su viaje por Europa había recibido influencias de las vanguardias europeas, especialmente del surrealismo hasta que regresa a Argentina y abandona esta forma de pintar en favor de un nuevo realismo crítico y de denuncia social, que es con el que alcanzaría gran reconocimiento.

Manifestación es junto a Desocupados una de sus obras más conocidas por ser equivalentes al muralismo mexicano que triunfaba entonces (”Hombre en la encrucijada” de Diego Rivera data también de 1934). La materialización de esta obra supuso para la trayectoria de Berni un punto de inflexión en el que de repente los temas políticos y sociales empiezan a predominar en sus cuadros.

En Manifestación, Berni se distancia del discurso heroico de la clase trabajadora –habitual en los artistas comunistas– para afirmar el carácter opresivo que sufre la misma. No existe la propuesta de un sujeto revolucionario, por ello no hay signos políticos visibles salvo un cartel con la consigna general de Pan y trabajo y el puño de un obrero ubicado centralmente bajo el niño cuya mirada convoca al espectador. En Manifestación la conciencia de la clase es un terreno en disputa, el artista presenta a un sujeto social que no ha adquirido todavía un programa revolucionario: puede ser captado por cualquiera de los movimientos de masas de la década del treinta, desde el nacionalismo fascista hasta el accionismo obrero católico.

El cuadro representa la manifestación obrera desde una perspectiva muy original. Berni representa un grupo de cabezas amontonadas dando sensación de muchedumbre, pero al mismo tiempo de quietud y contención en los participantes. Individualiza los rostros, que representa con gran detalle, aunque el tono general es melancólico y de abatimiento, representando así la difícil situación social que vivían los trabajadores en esa época. De la obra lo que más destaca son esos rostros retratados de la desesperanza en el que los integrantes de la manifestación, de cualquier edad y sexo, miran con sus grandes ojos hacia el frente de la marcha.

Nacido en la ciudad santafecina de Rosario, el 14 de mayo de 1905, desde muy joven demostró un fuerte interés por la pintura y artes plásticas. Esa misma juventud no solo la aprovechó para formarse, sino también para exponer lo que él ya creía digno de mostrar. Así, a sus 15 años, realizó su primera exhibición con diecisiete óleos de paisajes y estudios de flores.

El talento de Berni continuó creciendo y, en 1925, obtuvo una beca para perfeccionarse en Madrid. Allí estudió a los grandes maestros y expuso los avances de su técnica en distintas galerías españolas. Luego se trasladó un tiempo a París, donde profundizó su formación en los talleres de los pintores André Lhote y Othon Friesz. La beca se había terminado y volvió a Rosario. Pero retornó a la capital francesa gracias a un subsidio de su provincia natal. Allí, junto con Libero Badii, Héctor Basaldúa, Horacio Butler y Lino Enea Spilimbergo, participó de una muestra que había organizado Butler que, luego, trajo a la Asociación Amigos del Arte de Buenos Aires. En París abordó con especial relevancia la pintura metafísica, el surrealismo y adhirió con fuerza al compromiso del arte con la realidad política y sociocultural, algo que el pintor jamás abandonó. 

Los viajes y la estadía en el exterior fueron un gran semillero intelectual para Berni. Y es que se trata de un momento cuando se acercó a distintas personalidades que cobraron una gran identidad en su vida y obra: desde Tristan Tzara, Louis Aragon, André Breton, Magritte, Henri Lefebvre, hasta Giorgio de Chirico, Miró, Marx y Freud. Así, Berni conformó parte de aquel grupo que fue conocido como los “pintores viajeros”, que llegaban a distintas partes del Viejo continente para formarse a la manera de los clásicos del arte. Sin embargo, toda esa formación la aprovecharon para crear su propia impronta y cosmovisión artísticas.

En los años treinta, cuando Berni ya estaba de nuevo en el país, Europa y América atravesaron algunas de las peores crisis que convulsionaron y revolucionaron los cimientos de la sociedad occidental: la depresión económica en Estados Unidos; el ascenso del nazimos en Alemania; la Guerra Civil en España; el inicio de la década infame en la Argentina. Es este periodo cuando Antonio Berni comenzó a trabajar en pinturas que marcaron un cambio hacia el realismo crítico, capaz de expresar no solo su preocupación, sino también su compromiso.

Fue también cuando tomó contacto con la obra del mexicano Siqueiros y su concepto de mural, como arte no para una minoría, sino para las masas. Berni comprendió que la revolución no estaba solamente en lo social, sino también en el ejercicio de la forma y participó de la obra Ejercicio Plástico, en la quinta del entonces director del diario Crítica, Natalio Botana. Se trató de una pieza mural y monumental de producción conjunta en la que también participaron el propio Siqueiros, Juan Carlos Castagnino, Lino Eneas Spilimbergo y Enrique Lázaro. A partir de ahí, Berni comenzó a componer obras de mayor dimensión. Manifestación y Desocupados son dos de ellas y de las más famosas de su carrera.

ElFederalNoticias.com es una novedosa plataforma digital de actualidad y noticias.

Somos una red de profesionales que se enlazan desde cada rincón del País, quienes suman esfuerzos para publicar las cuestiones neurálgicas de la actualidad, en una agenda que incluye además ciencia y tecnología, salud, deportes y otras secciones de información general.

Suscribite a El Federal Noticias Suma tu aporte

Aporte por única vez

Suscripción Mensual