Los Rolling Stones le advierten a Donald Trump con demandarlo por el uso de una de sus canciones

Los Rolling Stones le pidieron a Donald Trump, que no use más sus canciones en los actos y que, si lo sigue haciendo, le harán un juicio.

Noviembre de 2016. Trump es el nuevo presidente de Estados Unidos. Justo después del discurso tras el resultado y ante sus agitados seguidores en el hotel Hilton de Nueva York, por los altavoces comienza a sonar You Can’t Always Get What You Want. Trump se pasea feliz agasajado por sus seguidores, mecido por la canción de los Stones. Jagger, coge su teléfono móvil y tuitea: “Estoy viendo las noticias. A lo mejor me llama para que cante You Can’t Always Get What You Want. Ja”.

En esa campaña electoral Trump había seleccionado la canción y el grupo inglés tuvo que redactar un comunicado: “Los Rolling Stones nunca han autorizado a la campaña de Trump para usar sus canciones y ha pedido que deje de hacerlo de inmediato”. El magnate y político no se dio por aludido. También pinchó puntualmente temas de Adele, Bruce Springsteen o R.E.M., ante el enfado de estos artistas, más proclives a las políticas de Barack Obama.

Han pasado cuatro años y Estados Unidos está inmerso en otra campaña electoral. Trump ha dejado de utilizar algunos temas, pero no You Can’t Always Get What You Want. 

Lo hizo el pasado 20 de junio en un mitin en Tulsa, Oklahoma. Después de llamar a sus seguidores “guerreros”, ironizar con la relación China-covid-19 denominando al virus con el juego de palabras “kung-flu”, y afirmando que uno de sus contrincantes, Joe Biden, es “una marioneta del extremismo de izquierda”, sonó la pieza de los Stones.

El grupo ha dado un paso más y avisa de que llevará a los tribunales a Trump si reincide en la utilización de su tema. Así lo expresa en un comunicado difundido por la prensa estadounidense: “A pesar de las directivas de cese, Donald Trump sigue insistiendo. Por eso, los Rolling Stones están tomando medidas adicionales para impedir que utilice sus canciones en el futuro en cualquiera de sus campañas políticas.

El equipo legal de los Stones está trabajando con BMI, que ha notificado a la campaña de Trump en nombre de los Stones que el uso no autorizado de sus canciones constituirá una violación de su acuerdo de licencia. Si Donald Trump ignora la exclusión y persiste, se enfrentará a una demanda por reproducir música de manera no autorizada”.