Las dos Fridas, de Frida Kahlo

Como si fuera una ilusión óptica, la pintora Frida Kahlo se desdobla en esta obra mostrando una imagen de la compleja dualidad de su persona. La Frida casada y la Frida soltera conviven en un mismo tiempo y espacio en el cual, pasado y presente convergen en un mundo onírico en este óleo de 173 x 173 cm. La parte psicológica y el simbolismo toma una gran transcendencia en todo el trabajo de Kahlo. Se encuentra actualmente en el Museo de Arte Moderno de México, en el Distrito Federal.

Las dos Fridas es un doble autorretrato en el que dos mujeres comparten el mismo asiento y sus rostros duplicados se muestran inexpresivos. Esa actitud de las mujeres contrasta con el fondo de amenazantes nubes, reflejo de los dolores físicos y emocionales que Frida Kahlo mantuvo prácticamente toda su vida. Las sombrías nubes contrastan con los vivos colores del resto de la composición; esto enfrenta al espectador con la amalgama de sentimientos encontrados de la pintora. Kahlo nos muestra a una de las Fridas cuando todavía estaba casada con el muralista Diego Rivera; esta luce un vestido tehuano de colores, signo reivindicativo de su nacionalidad mexicana y al amor por su marido. La Frida soltera viste un rico vestido de encaje blanco estilo europeo. Pese a tener los corazones totalmente expuestos, las dos mujeres se muestran tranquilas. Las dos Fridas tiene su génesis en una experiencia que la artista tuvo en su infancia cuando interactuaba con su amiga imaginaria.

Uno de los elementos simbólicos que atrapa la atención en esta obra son las rojas arterias. Estas sirven de transfusión sanguínea, conectando y nutriendo a las dos mujeres. El intercambio de sangre, de corazón a corazón, es el alimento energético que las dos mujeres necesitan; el ingrediente vital para sobrellevar la soltería de una Frida y el apasionado pero atormentado matrimonio de la otra Frida. La imagen del retrato del niño-Diego que sostiene en la mano la Frida casada está conectado mediante un arteria al corazón. Sin embargo la arteria, que sale del corazón de la Frida europea, derrama sangre a causa de un corte de tijera, manchando el vestido blanco. Una acción que sirve de símbolo de la ruptura matrimonial y los diversos abortos de la artista Frida Kahlo.

Las dos Fridas recuerda, en la postura de sus personajes y en el fino simbolismo, a la maternidad del cuadro renacentista Gabrielle d’Estrées y su hermana. En la obra, Frida Kahlo hace una búsqueda de ese equilibrio necesario para sobrellevar su divorcio, el dolor físico que arrastrará toda su vida, debido a un accidente que tuvo a los dieciocho años, y el intenso dolor de una maternidad quedó interrumpida demasiadas ocasiones. Dolor que hizo de Frida Kahlo una de las artistas más cotizadas e icono feminista del siglo XXI.

Frida Kahlo nació como Magdalena Carmen Frida Kahlo Calderón, el 6 de julio de 1907 en la Ciudad de México, en la casa que fuera propiedad de sus padres desde 1904, y que hoy se conoce como la Casa Azul. Hija de Wilhelm (Guillermo) Kahlo, de ascendencia húngaro-alemana, y Matilde Calderón, originaria de Oaxaca, Frida fue la tercera de cuatro hijas. Sus dos hermanas, Matilde y Adriana, fueron las mayores y Cristina, la menor.

A los seis años Frida enfermó de poliomielitis, causándole que su pierna derecha quedara más corta; esto fue motivo de burlas. Sin embargo, estos sucesos no le impidieron ser una estudiante inquieta y tenaz. Realizó sus estudios en la Escuela Nacional Preparatoria.

A los 18 años, Frida tuvo un trágico accidente. El autobús en el que viajaba fue arrollado por un tranvía. Las consecuencias para ella fueron graves: fractura de varios huesos y lesiones en la espina dorsal. Debido a la inmovilidad a la que se vio sometida varios meses, Frida comenzó a pintar. Así, se relaciona con varios artistas, entre ellos la fotógrafa Tina Modotti y el entonces ya reconocido artista Diego Rivera.

Aunque Kahlo era polígama y bisexual, las infidelidades de su promiscuo marido (Diego Rivera), hicieron de las peleas algo cotidiano y también quedó documentado en la pintura de la artista.

Su condición de mujer también fue principal en su obra. Rompiendo tabús sobre el cuerpo y la sexualidad femenina siempre buscó con su trabajo alejarse de lo que podría hacer una mujer de su época y se mostró dura, excesiva, violenta, activa… Es por ello una especie de símbolo del feminismo en el arte.

Al igual que Dalí, la Kahlo creó el personaje de Frida, con su forma de vestir y arreglarse, con vestimentas y abalorios indígenas, su negativa a depilarse cejas y bigote y su pasión por la cerveza.

ElFederalNoticias.com es una novedosa plataforma digital de actualidad y noticias.

Somos una red de profesionales que se enlazan desde cada rincón del País, quienes suman esfuerzos para publicar las cuestiones neurálgicas de la actualidad, en una agenda que incluye además ciencia y tecnología, salud, deportes y otras secciones de información general.

Suscribite a El Federal Noticias

Aporte por única vez

Suscripción Mensual