La hora que usted quiera, mi general

Por Sergio Capozzi*.
EL FEDERAL NOTICIAS

Juan Domingo Perón acababa de ser derrocado.

Según sus propias palabras, “para evitar un derramamiento de sangre”  se refugió en un buque de la armada paraguaya que estaba amarrado en el puerto de Buenos Aires.

El general, apoyado en la baranda de la cubierta, miraba la ciudad. A su lado se encontraba el también derrocado gobernador de la provincia de Buenos Aires, Carlos Vicente Aloé.

¿Qué hora es?- preguntó el líder- La que usted quiera, mi general.- respondió Aloé.

Difícil saber si estamos frente a una leyenda o si los hechos realmente así ocurrieron. De ser ciertos, podría entenderse que fueron motivo suficiente para que naciera la idea de conmemorar el Día de la Lealtad. Aunque otros podrán decir que aplica más para el Día del Obsecuente.

La realidad, única verdad según el propio Perón, es que el Día de la Lealtad fue una idea de los diputados Eduardo Colom, Cipriano Reyes y Carlos Gustavo Gericke. Ellos presentaron un proyecto para que el 17 de octubre fuera declarado feriado nacional como Día del Pueblo. Fundaron su pedido en que el movimiento popular ocurrido ese día, pero de 1945, era equiparable al 25 de mayo de 1810. “Una expresión de voluntades y afirmación de sentimientos iguales a los que tuvieron los fundadores de la patria, una gesta heroica, de reafirmación de las reivindicaciones sociales…esta fecha significa el triunfo definitivo de las conquistas sociales y de la recuperación de todos los derechos de la clase trabajadora”, dice la exposición de motivos.

El proyecto fue aprobado y la ley sancionada. Sin embargo el homenaje fue rebautizado, no sería Día del Pueblo sino Día de la Lealtad. El cambio no es menor: no se celebra y reconoce al pueblo sino a quien sería su líder.El movimiento se apropiaba del partido y del concepto de pueblo.

Simultáneamente, el general publicaba las llamadas Veinte Verdades Peronistas (mandamientos profanos del movimiento). Cito dos de ellas

El peronismo es esencialmente popular.

Todo círculo político es antipopular y, por lo tanto, no peronista.

El peronista trabaja para el Movimiento.

Me parece que algunos, en este aspecto, lo hacen part time.

Entonces, la duda: ¿Hay un pueblo, dos pueblos, o más pueblos? La Real Academia, entre distintas acepciones, señala que pueblo es el conjunto de personas de un país o, la gente común y humilde. ¿Cuántos pueblos tenemos en  la Argentina? El pueblo argentino es el pueblo peronista? Un concepto totalitario muy peligroso que excluye a partidos y movimientos sociales y a la clase media. Una contradicción: el peronismo siempre se ha vanagloriado de ser gestor de la movilidad de clase, entonces, cuando el joven de origen humilde progresa y se convierte en clase media, ¿deja de integrar el pueblo? Según el presidente, el mérito no es bueno, así que estaría tentado en pensar que quien progresa deja de ser peronista.

Cada 17 de octubre, desde 1947 hasta 1954, el general Perón salía al balcón de la casa Rosada y brindaba un discurso, una arenga al pueblo, a su pueblo, el pueblo peronista, no había otro. Los radicales, liberales, conservadores, socialistas, comunistas o apartidarios no eran parte del pueblo.

Han transcurrido setenta y cinco años y las afirmaciones de Perón tienen hoy plena vigencia. Por eso vemos que, no es el pueblo (ni parte de él) el que sale a marchar, según palabras del jefe de gabinete Santiago Cafiero. Los que piden por la  Libertad, Justicia, respeto a las instituciones y la propiedad privada, entre otras cosas, son oligarcas, vendepatrias que conspiran contra el gobierno.

Les propongo repasar tres más de las  Verdades Peronistas:

Ningún peronista debe sentirse más de lo que es ni menos de lo que debe ser. Cuando un peronista comienza a sentirse más de lo que es, empieza a convertirse en oligarca.”

Para la AFIP, esto es una gran verdad. Si ganas menos de $ 45.000 sos pobre, ahora, si cobras $ 54.000 pagas ganancias como cualquier oligarca.

“La política no es para nosotros un fin, sino solo el medio para el bien de la Patria que es la felicidad de sus hijos y la grandeza nacional.”

No todos los dirigentes políticos peronistas comparten este valor, basta mirar sus declaraciones juradas.

“En la nueva Argentina, los únicos privilegiados son los niños.” Basta recorrer el cono urbano bonaerense para dudar sobre ello.

Y, la más conocida:

Queremos una Argentina socialmente “justa”, económicamente “libre” y políticamente “soberana”.

Analicemos esta última Verdad: Desde su creación y en las etapas democráticas, el movimiento justicialista ha gobernado ininterrumpidamente en muchas provincias y en la de Buenos Aires la única excepción ha sido el gobierno de Cambiemos.  A nivel nacional, diez fueron los períodos presidenciales peronistas.

Si algo no han logrado todos estos presidentes, es que la Argentina sea socialmente justa, económicamente libre y políticamente soberana.

Hoy medio país está bajo la línea de pobreza y lo más preocupante es la proyección. Las últimas mediciones dicen que el porcentaje de pobres aumenta considerablemente entre los niños, esos mismos que han perdido el año escolar, que están atravesando una severa crisis emocional, que caminan sin rumbo y futuro.

En cuanto a ser “libres económicamente”, sería una burla para el lector abundar en detalles, así que podemos limitarnos a citar algunos puntos: en diciembre de 2019 las reservas líquidas del Banco Central superaban los treinta mil millones de dólares, hoy técnicamente, son negativas. Se desalientan las importaciones, el turismo internacional también se desalienta por la sencilla razón que no se cuenta con divisas para compensar sus cuentas. Se han perdido más de tres millones de puestos de trabajo, fundamentalmente en la parte más vulnerable de la población. Han desaparecido miles de Pymes. Los jubilados han perdido el diez por ciento de los haberes y ya no tenemos moneda.

Finalmente, ¿es Argentina una Nación soberana? Poco se hace en este aspecto. Este mes hemos visto un papelón diplomático con relación al informe Bachelet, vinculado con la violación de los Derechos Humanos en Venezuela. Ante las Naciones Unidas se asumió una postura y en la O.E.A. otra diametralmente opuesta. Parece una eternidad pero fue ayer nomás cuando Argentina tuvo destacada actuación en el G8 y el G20. Hoy, el gobierno se ha peleado con todos sus vecinos.

Para colmo tenemos  un canciller que no habla idiomas, aunque su voz en castellano tampoco se escucha. Tal vez porque quiere ser fiel a sus principios, recordemos que dijo “si querés sobrevivir en la política tenés que hacerte el boludo.”

Durante más de sesenta años las Veinte verdades justicialistas se mantuvieron incólumes, salvo una. En el años 1973 el general Perón ordenó reescribir aquella que sostenía “para un peronista no hay nada mejor que otro peronista” y que esta fuera reemplazada por “para un argentino no hay nada mejor que otro argentino”. Algunos no lo escucharon, la “Triple A”, organización peronista de extrema derecha, salió a matar a peronistas de izquierda. Montoneros se olvidó de su origen católico y se transformó en la “Orga” acercándose al E.R.P. y a F.A.L. La consecuencia fue la interrupción de la democracia, miles de muertos, muchos de ellos absolutamente inocentes, como los soldados que dejaron sus vidas en Viejo Bueno, la Operación Primicia en Formosa, el asesinato de Rucci , del padre Múgica y más de cuatro mil bombas.

Los países con gobiernos autoritarios necesitan contar con herramientas que aseguren la Lealtad, por las buenas o por las malas (como dijo el presidente en una oportunidad), por ello se anunció la creación de un observatorio del pensamiento, el cual fue bautizado Nodio. Aclararon que su misión no será perseguir periodistas. ADEPA no está convencida que así sea.

Cuando el señor Alberto Fernández asumió la presidencia de la Nación dijo que venía a gobernar para todos, que su norte era la unidad nacional y agregó que si se desviaba de sus promesas de campaña, teníamos que salir a la calle recordárselo. Así lo hicieron ciento de miles, y él, se enojó. Parece que no solo se olvidó de su pedido sino que habría que recordarle que él es el representante, no de sus votantes sino del pueblo todo, que no es solamente el peronista. Me intriga y por eso me hago esta pregunta: En el día de la Lealtad, ¿a quién rendirá homenaje Fernández, a Perón, Evita, Cristina o a Dylan?.

*Sergio Capozzi: Abogado, docente universitario, posee una maestría en Historia Política Contemporánea, consejero del Comité Olímpico Argentino, Árbitro Institucional.

ElFederalNoticias.com es una novedosa plataforma digital de actualidad y noticias.

Somos una red de profesionales que se enlazan desde cada rincón del País, quienes suman esfuerzos para publicar las cuestiones neurálgicas de la actualidad, en una agenda que incluye además ciencia y tecnología, salud, deportes y otras secciones de información general.

Suscribite a El Federal Noticias