Humilde en la victoria, digno en la derrota

Por Sergio Capozzi*
PARA EL FEDERAL NOTICIAS

El domingo 14 de noviembre se celebraron en todo el país las elecciones de medio término. En ocho provincias se votaron senadores, en una se eligió al nuevo gobernador y en todas votaron a diputados nacionales; además, en algunas localidades se aprovechó para votar concejales y diputados provinciales.

El resultado es harto conocido. Fueron las peores elecciones del peronismo en su historia y eso a pesar de que, parafraseando la marcha, habían concurrido todos unidos para vencer. El Frente de Todos se convirtió en un partido vecinalista con notable presencia en una sección del conurbano bonaerense, y perdiendo en las restantes secciones electorales de la provincia de Buenos Aires (salvo Mar Chiquita, antiguo bastión K.) También ganaron en algunas provincias norteñas. Los números globales del país ubican a esta alianza ocho puntos abajo de Juntos por el Cambio.

Hasta aquí nada debería llamarnos la atención, las victorias y las derrotas son dos caras de la misma moneda y los políticos lo saben bien. Recordemos a Lilita Carrió que pasó sin solución de continuidad del 3% a más del 50%. Lo que llama la atención es la reacción del oficialismo: lejos de aceptar la derrota y llamar a los vencedores para felicitarlos por el triunfo, festejaron, se abrazaron y convocaron a un encuentro multitudinario como si hubiesen obtenido una victoria aplastante.

En la noche del domingo se esperaba que el presidente o por lo menos los principales referentes del Frente agradecieran a aquellos que los habían votado, felicitaran a los adversarios y se retiraran para iniciar un proceso de reflexión, un mea culpa que analizara las causas por las cuales en dos años perdieron el 20% de su caudal electoral. Nada de eso sucedió.

Retrocedamos dos meses. Un par de días después de las PASO la vicepresidenta Cristina Kirchner apareció en los medios dando estado público a una carta dirigida al presidente (por ella misma elegido). Lo llamaba a dar un golpe de timón y echar a los que no trabajaban por la causa.

Si Cristina fue dura, ¿qué podemos decir sobre Fernanda Vallejos? Ella trató al presidente de inútil, mequetrefe, impostor y pidió su cabeza.

La consecuencia inmediata de estos ataques fue la presentación de las renuncias de ministros y funcionarios que respondían a la señora. Ninguna de éstas fue aceptada pero si se decidió y pidió la dimisión de ministros y funcionarios que respondían al Presidente.

En el “entre elecciones” todos esperábamos que el oficialismo tomara acciones drásticas, el cambio de rumbo que le pedía su compañera de fórmula. Lo único que se propuso fue avanzar con el “Plan Platita” (idea del candidato a diputado Daniel Gollán). El resultado fue positivo, se obtuvieron más votos, lo malo fue que cada uno de esos votos nos costó a cada argentino más de $ 116.000.

En honor a la verdad, no fue lo único que se hizo en vista a las elecciones definitivas: se dejó en libertad a varios kirchneristas condenados por corrupción, entre ellos José López quien se hizo famoso al revolear bolsos con más de nueve millones de dólares en un convento y a Juan Pablo Schiavi partícipe de la tragedia de Once (fue beneficiado con disminución de la condena porque en la cárcel hizo tareas de jardinería, aprendió a tocar el ukelele y a jugar al ajedrez). También se hizo mucho por la seguridad: en dos días y a menos de tres cuadras de distancia, en La Matanza un kiosquero fue asesinado de seis balazos y un joven murió violetamente al intentar que no le robaran la moto nueva.

Preocupados por la seguridad y la justicia, el embajador argentino en Chile se apersonó ante el tribunal trasandino pidiendo la libertad del apátrida Facundo Jones Huala, al tiempo que los vecinos de Villa Mascardi siguen padeciendo actos de violencia y la directora del INAI reconoce derechos ancestrales incluso a quienes no los habían solicitado. El gobierno nacional se negó a brindar apoyo a la policía de Río Negro. Al mismo tiempo, el flamante ministro de Seguridad (quién había sostenido que en Alemania había más pobres que en Argentina), afirmaba que los índices de criminalidad en provincia de Buenos Aires eran similares a los observados en el primer mundo.

Hay más en pos del triunfo. La economía continuó con rumbo fijo: 3,5% de inflación mensual lo que elevó a la interanual a más de 52%. Este número es similar al índice de pobreza que, si medimos sólo a los jóvenes, se eleva a más de 70%. Misteriosamente, el día después de las PASO se abrieron las escuelas y el público regresó a los estadios, el efecto sanador de estas primarias fue notable. Ni hablar del dólar que traspasó la barrera de los doscientos pesos (un 400% de aumento desde las PASO de 2019).

Como si todo esto no fuera suficiente para asegurar la victoria de Juntos por el Cambio, el secretario Legal y Técnico Carlos Zannini (el mismo que tiene a sus cuatro hijos ocupando cargos públicos) dispuso dejar firme la sentencia que ordena a Anses pagarle a la Cristina Kirchner dos pensiones graciables cuyo monto superan los dos millones de pesos y además un retroactivo de aproximadamente 120 millones de pesos libre de impuestos. Con eso deben de haber logrado la simpatía de los millones de jubilados que cobran exactamente cien veces menos que la vicepresidente.

Alberto Fernández hizo suyas las palabras del general y entendiendo que “¡la realidad es la única verdad!” dispuso una convocatoria para el Día de la Lealtad para celebrar el triunfo, el mismo que entre otros sostienen como ocurrido por Victoria Tolosa Paz y Alex Kicillof. La excusa era la unidad (curiosamente sus primeras palabras fueron llamar a una interna) y recordar un nuevo aniversario del retorno del líder. Y pasó algo muy similar a lo sucedido hace 49 años.

Cundió la desorganización, los sindicatos a los codazos a ver cuál colocaba sus globos y banderas más cerca del escenario. Los gobernadores, salvo un par, brillaron por su ausencia y La Cámpora ausente. Tal vez como reencarnación de la Juventud Peronista Auténtica sentía que aún no se le había levantado la sanción cuando el general los echó de la plaza. Tal vez el motivo era otro, no contaminarse con el debilitado presidente, por eso se acercaron a la plaza cuando él ya se había retirado.

La ausencia de la señora no le llamó a atención a nadie. Ella no está para exhibirse cuando las noticias son malas, no estuvo en Cromagnon y Once, menos iba a estar ahora. Fiel a sus principios laclaunianos la culpa es del otro, ella le avisó a Alberto. Seguramente a ella ya le están editando un símil diario de Yrigoyen en donde le esconden que una reciente encuesta la coloca con el 16% de intención de voto para presidente en 2023.

Nos quedan dos años durísimos. Superar la pandemia, que ya se cobró cerca de 120.000 muertes con el desastroso y corrupto manejo de la vacunación. La eterna negociación con el FMI, la tan mentada reactivación económica. De la reforma laboral, ya ni hay que hablar, este gobierno la llevó delante de hecho: hoy hay más empleo público que privado, y mensualmente se otorgan unos 20 millones de beneficios sociales. Que no se preocupen los empresarios por el costo laboral, ya se está reduciendo notablemente.

Todo lo que ha ocurrido esta semana, la negación del fracaso, me moviliza a sugerirle al club Boca Juniors que reemplace el 12 de diciembre como Día del Hincha por el 9 del mismo mes, conmemorando el triunfo contundente en Madrid, es que nos comimos tres goles pero nosotros llevamos más hinchas que ellos.

*Sergio Capozzi: Abogado, docente universitario, posee una maestría en Historia Política Contemporánea, consejero del Comité Olímpico Argentino, Árbitro Institucional.

ElFederalNoticias.com es una novedosa plataforma digital de actualidad y noticias.

Somos una red de profesionales que se enlazan desde cada rincón del País, quienes suman esfuerzos para publicar las cuestiones neurálgicas de la actualidad, en una agenda que incluye además ciencia y tecnología, salud, deportes y otras secciones de información general.

Suscribite a El Federal Noticias Suma tu aporte

Aporte por única vez

Suscripción Mensual