El David, de Miguel Ángel

Con 5,17 metros de altura y 5,5 toneladas de peso, la escultura fue un encargo de la Opera del Duomo para la catedral de Santa María del Fiore en Florencia. Pero tanto sus dimensiones como su calidad hicieron que se destinara a la Piazza della Signoria, donde estuvo hasta el siglo XIX. Actualmente el David está ubicado en la Galleria dell’Accademia en Florencia, Italia.

Al bloque de mármol de Carrara que acabaría siendo el David, los canteros lo llamaban «El gigante». Medía más de 5 metros de alto y varios escultores habían intentado sacar algo de él sin éxito. Agostino di Duccio incluso dejó en el bloque un terrible agujero, quedando la pieza prácticamente inutilizada.

Pero en 1501, Miguel Ángel decide ponerse a ello (tenía 26 años). Se pasó mucho tiempo mirando el bloque, que estaba en el patio del Departamento de Obras de la catedral, comido por la maleza. Dio vueltas a su alrededor durante meses. El artista ya estaba esculpiendo.

Cuatro años se pasó Miguel Ángel esculpiendo la obra. A las pocas semanas de comenzar, el escultor pidió que levantaran cuatro muros alrededor del bloque, para poder protegerlo de los curiosos. Cuando al fin se mostró la pieza, se derribaron los muros como en un gran espectáculo, y la gente quedó estupefacta.

La obra representa al David bíblico que enfrenta y vence al gigante Goliat solo con algunas piedras y su inteligencia. Luego se convertiría en el rey David. En esta escultura, un musculoso David se representa erguido justo antes del combate. Apoya su mano izquierda sobre el hombro, y en ella porta el saco de su honda. Desde allí, una suerte de arnés ciñe su espalda hasta la mano derecha, junto al muslo. Esta mano oculta lo que podría ser un fustíbalo, es decir, una honda de fuste, de uso común entre los romanos.

Lo que en principio era una escultura religiosa, tomó inmediatamente connotaciones políticas. Los Médicis habían sido expulsados de Florencia y la ciudad se había transformado en una república, por lo que el David fue visto como un símbolo de libertad, una obra de arte que recordaría a los gobernantes que debían proteger a Florencia de la injusticia, como había hecho el rey David.

Por supuesto hubo críticos. Sobre todo por la desnudez del joven, pero eran otros tiempos. Hace 500 años había una cierta libertad artística que incluso permitía el desnudo en el arte religioso. Miguel Ángel no quiso vestir a su David porque para él la desnudez simbolizaba al hombre en armonía con la naturaleza.

El David de Miguel Ángel es desde entonces el ideal de belleza masculina. Un hombre musculoso, en tensión y preparado para el combate. Su cuerpo está levemente girado, su cabeza mira hacia su izquierda (hacia Roma), con los ojos fijos en su objetivo, con el ceño fruncido.

Es increíble que con un cincel, Miguel Ángel consiguiera semejante delicadeza. Ni siquiera hizo modelos de yeso previos a escala real, como hacían otros artistas de la época. Escultóricamente, El David fue una obra creada para ser contemplada desde distintos puntos de vista, al contrario que la manera medieval, que diseñaba las esculturas para ser vistas exclusivamente desde el frente.

La dicotomía entre la tensión y el relajo del cuerpo surge como un apoyo al conflicto emocional entre el descanso y la acción intrínseca de alerta, o sea, el estar preparado para cualquier acción. David se puede resumir como una acción en reposo. La tensión muscular y emocional son perfectas para que Miguel Ángel muestre su conocimiento perfecto del cuerpo masculino y su capacidad de equilibrar lo físico y lo emocional en una sola figura. Destaca el detallismo en los músculos, las venas y las uñas.

Miguel Ángel usó técnicas inusuales de proporciones. A primera vista parece una estatua de proporciones perfectas, pero en realidad la mano derecha y la cabeza junto al cuello son expresivamente mayores. Se dice que Miguel Ángel esculpió intencionalmente estas desproporciones por dos razones: la primera, por el efecto visual desde abajo. La segunda, para subrayar la manera de ganar una gran batalla: con concentración e inteligencia; representada por la cabeza, y con ponderación en la acción; representada por la mano.

Michelangelo Buonarroti (nace en Caprese, el 6 de marzo de 1475 y muere en Roma, el 18 de febrero de 1564), conocido en español como Miguel Ángel, fue un arquitecto, escultor y pintor italiano renacentista, considerado uno de los más grandes artistas de la historia tanto por sus esculturas como por sus pinturas y obra arquitectónica.​ Desarrolló su labor artística a lo largo de más de setenta años entre Florencia y Roma, que era donde vivían sus grandes mecenas, la familia Médici de Florencia y los diferentes papas romanos.

Como uno de los más grandes artistas de todos los tiempos, Miguel Ángel Buonarroti disfrutó de un éxito sin precedentes durante su vida, así como después de ella. Junto con Leonardo da Vinci, Rafael y Tiziano, es considerado una figura clave del renacimiento italiano y millones de personas acuden a ver su obra en Italia cada año.

Desde su icónica escultura hasta sus impresionantes frescos en la Capilla Sixtina, el trabajo de Miguel Ángel es verdaderamente histórico. Su apodo, Il Divino (El divino) muestra lo amado que era y su éxito es significativo considerando que, en su época, la mayoría de los artistas no disfrutaban de la riqueza ni de la fama mientras vivían. De hecho, Miguel Ángel es el primer artista occidental en tener una biografía publicada durante su vida.

Triunfó en todas las artes en las que trabajó, caracterizándose por su perfeccionismo. La escultura, según había declarado, era su predilecta y la primera a la que se dedicó; a continuación, la pintura, casi como una imposición por parte del papa Julio II, y que se concretó en una obra excepcional, la bóveda de la Capilla Sixtina; y ya en sus últimos años, realizó proyectos arquitectónicos. Fue autor de numerosas obras, de las cuales hoy en día se conservan entre 40 y 50 esculturas, 4 pinturas, varias decenas de dibujos y los frescos de la Capilla Sixtina y la Capilla Paulina.

ElFederalNoticias.com es una novedosa plataforma digital de actualidad y noticias.

Somos una red de profesionales que se enlazan desde cada rincón del País, quienes suman esfuerzos para publicar las cuestiones neurálgicas de la actualidad, en una agenda que incluye además ciencia y tecnología, salud, deportes y otras secciones de información general.

Suscribite a El Federal Noticias

Aporte por única vez

Suscripción Mensual