Al enemigo, ni Justicia

Por Sergio Capozzi*
PARA EL FEDERAL NOTICIAS

Comenzaban los años 70 y el general Juan Domingo Perón transitaba sus últimos años de exilio en Casa de Hierro, un coqueto barrio de las afueras de Madrid. Por esos tiempos, los mortales nos comunicábamos a través de las viejas, queridas y casi extinguidas cartas de papel.

El general era un escritor muy ocupado, nunca sabremos si era porque le gustaba o porque cientos o tal vez miles de dirigentes y seguidores querían mantener un vínculo obsecuente con él, es que vislumbraban que a la dictadura militar le quedaba poco tiempo de vida y que el fundador del peronismo era número puesto para convertirse por tercera vez en presidente de la Nación (de poco le sirvió el esfuerzo para evitarlo al jefe de la junta militar General. Alejandro Agustín Lanusse).

Entre las personas con las cuales mantenía fluido intercambio epistolar se encontraba el Dr. Giancarlo Elia Valori, un italiano hermano de quien en los años 40 había sido el director del Instituto Estatal de Hidrocarburos Italiano. En la carta fechada el 6 de marzo de 1970, el general le escribió: “He leído el artículo que me adjunta del Corriere della Sera escrito con gran sentido de la realidad de nuestro Movimiento. Es absolutamente real que la fuerza de aglutinación peronista se basa especialmente en la amistad. Los peronistas, más que nada o sobre todo somos amigos. Dentro de eso practicamos el apotegma de un viejo amigo mío brasilero que decía al amigo todo; al enemigo, ni justicia”. Continuaba la carta con una dura crítica a la iglesia latino americana a la que acusaba de falta de compromiso con los pueblos de la región. Cuando Perón cita a su amigo brasileño, se refiere al dictador Getulio Vargas.

Quien haya tenido ganas y tiempo para escuchar el discurso del señor Presidente el primero de marzo pasado, en ocasión de la apertura de las sesiones legislativas, puede haber sacado como conclusión dos puntos básicos y cruciales: todos los problemas que enfrenta la Argentina se deben a Macri y todo se soluciona echando a los jueces que no integran Justicia Legítima.

Los que saben sobre el tema afirman que el lenguaje corporal es tan importante o aún más que las palabras, no se puede esconder, no se puede recurrir a un escritor en las sombras. La cara demacrada, el cuerpo abandonado, descuidado, daban señales inocultable de agotamiento. Así lo vimos al Presidente, incómodo, como ese que se siente observado y que no puede equivocarse porque a su lado estaba su jefa, la que lo puso allí y ahora ante ella, debía rendir examen. Lo vimos débil, el escándalo de las vacunas VIP, el destrato brindado por el presidente mexicano, la condena a Lázaro Báez y su séquito, han sido tres golpes de knock out.

¿Qué pasó durante los últimos doce meses? Sin exagerar, algo así como las siete plagas. La pandemia, el aislamiento y las primeras medidas lo encumbraron a Fernández, el Presidente, no a la Vicepresidenta (esta ni siquiera apareció, se recluyó en su condado sureño). El profesor de derecho penal cometió un error que cualquier futbolero de alma jamás cometería: gritó el gol antes que la pelota entrara. Dijo que de ser Macri el presidente habrían ocurrido diez mil muertos y millones de infectados. También dijo que estábamos mejor que Chile, Uruguay, España, Francia, que éramos un modelo a imitar. Por si algún desmemoriado no lo recuerda, los muertos por Covid en la Argentina ya superan los cincuenta mil muertos y los infectados muchos millones. El país modelo se convirtió en uno de los peores del mundo. Las tres millones de dosis de vacunas prometidas para diciembre de 2020, apenas han superado la mitad, y dentro de los vacunados hay miles que las recibieron a través de un perverso armado de privilegios. Este último punto es posiblemente el que más le duele al votante de Alberto, se siente defraudado, vacunaron a chicos de veinte años (incluso a un hijo de Moyano), mientras que los viejos peronistas, esos que superan los setenta años, que  vieron al general, escucharon y aún hoy votan a Perón y a Evita, ven pasar las dosis. El peronista está confundido, no se ha olvidado de las promesas de los aumentos en las jubilaciones y que el asado iba a ser para todos y todas. Sospecha que en la Argentina hay una nueva oligarquía, los amigos de los cuales hablaba Perón.

Comenzaba el año 2020 y el ministro de Economía Martín Guzmán parecía el Joven Maravilla, enfrentaba sin miedos al temible Fondo Monetario Internacional. Igual que el Presidente comenzó como para comerse la cancha, luego claudicó y se avino a las pretensiones de los acreedores y lo que es peor, no les pagó un peso. Hace unas semanas anunció que viajaría a Estados Unidos para continuar con las negociaciones. En el ministerio vieron la oportunidad para vacunar a los colaboradores y hasta el propio ministro. Alegaron que eran sujetos de riesgo. Otra muestra de la casta gobernante.

Pero volvamos al discurso: cuando todos esperábamos que hablara sobre cómo se iba a reactivar la economía, parar la emisión descontrolaba, ayudar a las casi medio millón de PyMes que han cerrado, a los dos millones de trabajadores que perdieron sus empleos, reforzar la educación y la salud, el señor Presidente avanzó sobre la justicia. Anunció la creación de una comisión bicameral para controlar a los jueces (una flagrante violación a la división de poderes y en consecuencia a la Constitución).

Hasta la persona menos interesada en los avatares de la política ignora que la reforma judicial tiene como único fin lograr la impunidad de aquellos ex funcionarios K involucrados en decenas casos de corrupción. En ese camino, hace unos meses se creo una comisión a cargo de la reforma y se puso al frente de la misma al mismísimo abogado de Cristina. Y si, como el poder de la señora no fuera suficiente, el señor ministro del Interior Wado de Pedro intimó a los jueces: o se transforman o se van. Al Dr. Gustavo Hornos, presidente del tribunal de Casación Penal, su segundo, el Dr.Slokar (fundador de Justicia Legítima), le pidió a los gritos su renuncia. La AFIP no se quedó afuera: desde este nido camporista se intimó a decenas de jueces a que reactivaran sus procesos jubilatorios so pena de perder beneficios.

La condena al clan Báez ha puesto nerviosa a la señora Vicepresidente, es que su hija Florencia no tiene fueros, queda tan expuesta como los hijos del multimillonario ex cajero del banco provincia de Santa Cruz. Los Moyano tampoco la tienen fácil, aunque cuentan con una herramienta defensiva extraordinaria: los piquetes. Así echaron a varias empresas del país, así asolan e intimidan. Hasta les pegan a jubilados que van a manifestarse pacíficamente.

¿Qué otra conclusión podemos extraer del mensaje presidencial? Que el dólar continuará planchado hasta pasado el mes de octubre, que la compra de Edenor por parte de amigos del gobierno es un paso más hacía el retraso de las tarifas. Que en materia de salud, no hay plan (quien prometió hace un año que el virus no llegaría y hace un mes anunció la compra de veinte millones de dosis de vacunas, ya no está y en su lugar quedó Carla Vizotti, que es tan miope y sorda que no vio ni escuchó nada sobre el vacunatorio Vip).

Una buena y que no se puede ignorar: el aumento en el piso del impuesto a las ganancias para trabajadores en relación de dependencia, aunque dejaron afuera a cuentapropistas y autónomos. 

Párrafo casi final para la Cuestión de Género. A fines del año pasado se sancionó la ley que autoriza la interrupción voluntaria del embarazo, para muchos un avance, para otros (según las encuestas la amplia mayoría) la legalización de homicidios. Parecía que con ello, más la ley Micaela (sancionada en tiempos de Macri) y la creación del Ministerio de la Mujer, se iba a avanzar muchísimo en  la equiparación de derechos. Sin embargo nada de esto ocurrió, en lo que va del año hemos tenido más femicidios que días corridos. Otra vez el ministro de Pedro quiso dar su opinión: la culpa es de los jueces. No de la desprotección de las víctimas, la falta de casas seguras y trabajo para que las víctimas puedas dejar de depender delos agresores. Parecería que único interés del Ministerio es difundir el idioma inclusivo.

Alberto Fernández ya dio su discurso y necesitaba relajarse: por eso viajó a Santiago del Estero para estar presente en la inauguración de estadio construido por su amigo el gobernador Zamora, el mismo que estaba al frente del gobierno que le impidió el ingreso a su provincia a Abigail y a su padre. La construcción demandó 1.500 millones de pesos, equivalente a veinte escuelas, diez hospitales o doscientas PyMes que podrían darle trabajo a miles de trabajadores en una de las provincias más pobres del país.

Ahora sí, párrafo final para el General y su frase: al amigo todo, al enemigo ni justicia. Las otras diecinueve verdades peronistas no se cumplen pero ésta sí, y a rajatablas.

*Sergio Capozzi: Abogado, docente universitario, posee una maestría en Historia Política Contemporánea, consejero del Comité Olímpico Argentino, Árbitro Institucional.

ElFederalNoticias.com es una novedosa plataforma digital de actualidad y noticias.

Somos una red de profesionales que se enlazan desde cada rincón del País, quienes suman esfuerzos para publicar las cuestiones neurálgicas de la actualidad, en una agenda que incluye además ciencia y tecnología, salud, deportes y otras secciones de información general.

Suscribite a El Federal Noticias Suma tu aporte

Aporte por única vez

Suscripción Mensual