A pesar del éxodo de empresas, Moroni dice que no hay una causa económica

BUENOS AIRES.- Un día después de que la cadena Falabella anunciara su intención de irse de la Argentina, el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, consideró que en el país no existe una causa económica para que se vayan las compañías.

El funcionario vinculó el anunció de la cadena Falabella a “decisiones empresariales”. El ministro de Trabajo formuló estas declaraciones luego de que la cadena chilena de tiendas departamentales y su subsidiaria Sodimac anunciaran que busca un socio estratégico para reducir su exposición en el país, y que cerrarán cuatro de sus locales.

“Yo no veo que haya una situación particular de la Argentina que provoque la salida de empresas, sino que son decisiones empresariales tomadas por algunos motivos”, dijo al opinar sobre las compañías que deciden irse, como la aerolínea LATAM.

El funcionario vinculó el anunció de la cadena Falabella a “decisiones empresariales”

“Argentina, en rigor, en comparación con gran parte de los países ha tenido menos pérdida de empleo que todos nuestros países vecinos”, aseguró. Y añadió que “incluso el informe de la Unión Industrial Argentina da algo parecido a lo que nosotros veníamos mostrando a través de nuestros indicadores laborales, donde vemos que el empleo industrial está creciendo”, dijo sin ponerse colorado. 

La decisión de Falabella de poner fin a sus operaciones en la Argentina suma otro mazazo a un contexto económico marcado por el éxodo de empresas desde que comenzó el año. Además del cierre de sus locales propios, la firma también buscará transferir la operatoria de sus dos puntos de venta Sodimac ubicados en el conurbano bonaerense. Otro activo del que intentará desprenderse corresponde a la cartera de CMR, la tarjeta financiera del grupo, que sólo en nuestro país suma alrededor de 300.000 clientes.

Sólo entre enero y julio de 2020 el retail acumuló un rojo superior a los 135 millones de dólares. En tanto el hilo siempre se corta en su tramo más delgado, el escaso rédito que le acercaba la operación en la Argentina terminó precipitando el cese de operaciones de una firma que, de forma urgente, necesita readecuar su estructura comercial para volver a crecer.

Pérdida de poder adquisitivo, devaluaciones sucesivas y baja expectativa de crecimiento de la economía doméstica en general terminaron sellando el cierre de la representación en Argentina.

Pero este movimiento de la firma lejos está de resultar una rareza en el mercado comercial. Muy por el contrario, la salida se inscribe dentro de un éxodo de empresas cada vez más copioso que expone a la Argentina como un escenario de lo menos atractivo para los actores de alcance regional o directamente global.

Éxodo de empresas

La retirada de compañías de peso, sólo en lo que va del año, apabulla. Por mencionar los ejemplos más reciente, agosto fue el mes en que cayó el telón para las operaciones de Qatar Airways en la Argentina. Lo decidido por Qatar Airways se suma a lo dispuesto por otras compañías para la Argentina a partir del Covid-19. A principios de agosto, Emirates Airlines confirmó el final de la ruta Dubai-Buenos Aires.

Mucho antes, en abril, Air New Zealand se fue del país de forma definitiva tras cinco años de operaciones ininterrumpidas. Antes de la salida, la compañía ya había suspendido la ruta Auckland-Buenos Aires el 18 de marzo y con la intención de reactivar el servicio a partir del 30 de junio.

Más allá de la enorme relevancia de estos nombres, el cimbronazo más fuerte para el sector tuvo lugar en junio cuando LATAM informó que dejaba de prestar servicios de cabotaje en la Argentina.

A pesar de lo señalado por Moroni, son muchas las empresas que abandonan el país, que cada día se hace menos atractivo para las inversiones, debido al cepo cambiario, las devaluaciones diarias, las restricciones para importar, entre otros motivos.

Lo cierto que cada una de estas compañías que deciden retirarse del país, son miles de puestos de trabajo genuino menos.

El gobierno argumenta que estas decisiones de cerrar operaciones en la Argentina obedece al contexto de la pandemia. Lo cierto es que estas empresas se van de la Argentina y siguen sus negocios en la región.

Otras empresas que se retiran de Argentina

Ya en febrero de este año, y tras haber perdido mucho mercado a manos de Adidas, su eterno rival en la Argentina y en el resto del mundo, Nike comunicó su decisión de irse del país y dejar sus operaciones locales a manos del Grupo Axo.

Por otro lado, enero siempre de este año la compañía estadounidense de monopatines Lime avisó que dejaba Buenos Aires, después de haberse instalado en el país en septiembre.

En julio, el laboratorio multinacional de origen francés Pierre Fabre, controlante de marcas de dermo cosmética como Avène y Ducray, vendió su planta en la localidad de Virrey del Pino a la local Sidus.

También en el transcurso de ese mes, la autopartista Saint- Gobain Sekurit, fabricante global de parabrisas, cerró su planta de Campana poniendo fin a 150 empleos. En julio además definieron su salida las unidades de pinturas para autos de BASF y Axalta. Un mes antes, PPG Industries, otra “peso pesado” del rubro, también oficializó la decisión de retirarse de la Argentina.

ElFederalNoticias.com es una novedosa plataforma digital de actualidad y noticias.

Somos una red de profesionales que se enlazan desde cada rincón del País, quienes suman esfuerzos para publicar las cuestiones neurálgicas de la actualidad, en una agenda que incluye además ciencia y tecnología, salud, deportes y otras secciones de información general.

Suscribite a El Federal Noticias

Aporte por única vez

Suscripción Mensual